Thursday, July 07, 2016

MI PATRIA, MI COLMENA

Al orador se le quebraba la voz al hablar con tanta pasión de la patria. Sí, la patria, aquel pedazo de tierra que era más que tierra, era tierra sagrada, la tierra donde había nacido él y todas las generaciones que lo habían precedido, aquel polvo con rocas y vegetación que compartía con aquel enjambre de patriotas que seguían su discurso sin pestañear, que se emocionaban con él, que hacían coro a sus suspiros y gritos. La patria, sí, la patria, la mejor patria del mundo tocada por la mano de Dios.
No, no iban a permitir que un puñado de refugiados mancillaran aquella sacrosanta patria, que una manada de desharrapados atravesara sus fronteras y respirasen el mismo aire que ellos, los patriotas, respiraban. El orador no odiaba al diferente, simplemente no lo quería en su patria. No hablaba de matarlos, solo decía que debían quedarse fuera, donde los matarían, ah, mala suerte, que hubiesen sabido elegir a sus gobernantes. Problema suyo si sus niños solo podían comerse los mocos, pero la patria era la patria. Y los patriotas expulsaron a los refugiados, porque no eran parte de su patria ni estaban tocados por la mano de Dios, ni siquiera hablaban su lengua, ah, su lengua…
El apicultor se sintió un dios, se quitó los lentes de protección y sonrió satisfecho mientras observaba con placer cómo sus propias abejas expulsaban sin miramientos a aquellas abejas errantes que llegaban de fuera a la colmena de sus abejas. Por suerte, no miró al cielo, ni se preguntó si no habría allí arriba un hominicultor que lo observaba sonriente a él y a toda su especie de compatriotas.

© Frantz Ferentz, 2016

Monday, June 13, 2016

EL ALMA DE KEVIN


A Karen y su celular

Me encontré a Carla taciturna ante un café ya frío, extrañamente vestida de colores oscuros y con ojeras que quedaron a la vista en cuanto se quitó las gafas de sol.
— Kevin ha muerto —me dijo entre susurros.
Yo no sabía quién era Kevin. Pero sin duda era alguien importante para ella.
— Se ha suicidado...
Ahí el corazón me dio un vuelco. 
— O al menos eso creo —añadió a continuación.
En ese momento pensé que Kevin quizá no era una persona, sino una mascota, pero también a los animales de compañía se los quiere como a personas.
— ¿Quieres contarme cómo fue? —le pregunté con la voz más cálida que fui capaz de producir.
Ella se enjugó una lágrima y me dijo:
— Verás, creo que se hartó de mí. Ya no me soportaba...
Yo le acaricié la cabeza. Su pelo olía a camomila.
— Por eso, en un descuido mío, saltó desde mi mano. Quizá no era consciente de a dónde saltaba, pero cayó y se ahogó.
— ¿Dónde se ahogó?
— En el váter... Es que estos celulares modernos son tan inteligentes que ya hasta se hartan de sus dueños y toman sus propias decisiones, pero aún los fabricantes no los ha programado para entender que los móviles pueden morir... 

* * *

Una semana después me enteré de que Kevin había vuelto con su dueña. Un cartero y una nota de envío contrarreembolso devolvían a Kevin a las manos de mi amiga. Lo que ella ignoraba era que su celular era sumergible y que, en cuanto se perdía, aparecía un mensaje en la pantalla con la dirección de ella y un mensaje que decía: «Si me devuelves a mi dueña, ella te recompensará con 200$, gastos de envío aparte».

Frantz Ferentz, 2016

Saturday, June 04, 2016

CUESTIÓN DE NEURONAS

Resultado de imagen de neurona

Pasó un coche a nuestro lado dando bocinazos y con el copiloto sacando medio cuerpo por la ventanilla haciendo gestos obscenos a los viandantes.
— Hay gente que, efectivamente tiene una sola neurona y la pobre se deprime y se estresa… —comenté a mi amiga Paloma.
— Un amigo mío psiquiatra afirma que nadie tiene una sola neurona, que al menos todo el mundo tiene dos como mínimo —me dijo ella.
Me quedé pensativo. Sí, aquello tenía sentido. La gente como aquellos del coche tenían solo dos neuronas, pero dos neuronas enfrentadas, dos neuronas que se odiaban, dos neuronas que la mayoría del tiempo se ignoraban. Sí, eso explica por qué hay tanta estupidez en el mundo, por dos neuronas… no era culpa de la gente, era culpa de sus dos neuronas. Eso me quitó un peso de encima. Eso y que cincuenta metro más adelante, el copiloto se llevó una señal de ceda el paso los dientes y ya no podría seguir insultando. ¡Jodeos, neuronas!
Frantz Ferentz, 2016

Wednesday, April 20, 2016

LA ABOGADA



A Palomichu

Cada vez que P. Bordes tiene la sensación de que se va a ver fea en el espejo o le viene un asomo de depresión, reacciona al instante diciendo: 
— ¿A que te meto una querella criminal, eh?
Y eso no hay espejo ni mente que lo resista. Para algo ha de servirle ser la abogada más temida de este país, aunque pese eso, ella, P. Bordes, no consigue que alguien la quiera sin que medie una demanda judicial.

Frantz Ferentz, 2016

Thursday, April 14, 2016

EN VERSIÓN ORIGINAL


Resultado de imagen de burning books
P.A.C. había decidido que su libro poemas tuviese el título en inglés. Había múltiples motivos para eso, sobre todo para dejar claro que el posesivo, es decir, el destinatario de los poemas, era una mujer. De ahí que el libro se titulase Her Odes, porque si fuera Sus Odas, el matiz de género femenino no sería apreciable.
El poemario funcionó como suelen funcionar la mayoría de los poemarios, es decir, no funcionó. En dos semanas se vendieron cinco copias del libro en toda la ciudad. Hasta ahí todo normal, pero en el barrio más religioso de la ciudad las cosas fueron distintas. No es que se vendieran libros, no, fue más bien que la librería apareció el primer día llena de pintadas que decían: «Infieles» «Blasfemos». Como el librero no pareció enterarse de qué iba aquello, al día siguiente un fiel rompió el escaparate de la librería y lanzó un cóctel molotov, con lo cual la librería ardió por los cuatro costados.
El librero, hombre de bien, siguió sin entender el motivo de aquel ataque y llorando en mitad de la calle, preguntó al aire:
— ¿Por qué, por qué, por qué?
A lo que una pía señora del barrio de toda la vida le dijo:
— ¿Y usted qué se esperaba, incitando al odio?
El librero paró de gimotear, miró a la señora y preguntó:
— ¿Qué quiere decir, señora?
— Pues está muy claro —dijo ella mientras palpaba otro cóctel molotov en su bolso, a buen recaudo—. Usted vendía un libro sobre un hombre que incitaba al asesinato de niños inocentes… Y Dios lo ha castigado.
Y entonces, solo entonces, el pobre librero se dio cuenta que el título del poemario de P.A.C, para aquella gente no eran “sus odas”, sino simplemente “Herodes”, sin espacio entre el posesivo y el nombre.

Frantz Ferentz, 2016

Monday, March 07, 2016

DESHACERSE DE RECUERDOS

Resultado de imagen de out of memory


El viejo encontró un modo de acabar con tantos recuerdos que lo hacían infeliz, recuerdos dolorosos, nostálgicos, que lo hacían sentirse un miserable en su soledad actual.
Lo que el viejo descubrió fue el modo de fumarse los recuerdos. Así, uno tras otro, se los fue fumando. Los recuerdos se iban consumiendo y acababan siendo humo.
Hubiera sido un método estupendo de acabar con los recuerdos si no fuera porque acabo con cáncer de memoria.
© Frantz Ferentz, 2016

Thursday, March 03, 2016

LA MUJER DEL BUEN NOMBRE

Resultado de imagen de good woman
Nuska era la mujer más buena que he conocido nunca. Era tan buena que a veces parecía ingenua o simplemente tonta. Ella misma era consciente de que la gente abusaba de su buena fe, pero ella no hacía nada por evitarlo. Quedarse de brazos cruzados antes el sufrimiento ajeno era lo peor que podía hacer.
En una ocasión, leyó en las redes sociales que su nombre significaba "la que da todo a cambio de nada". Lo malo es que ella se lo creyó. Me comentó en más de una ocasión que su problema estaba en su nombre, más bien en el significado de su nombre, pero Nuska no era sino el resultado de una borrachera de su padre, un butanero polaco emigrado a Madrid, que había querido que la niña se llamase Agnezka, en su lengua natal, el polaco, pero como no se le entendía, se quedó como Nuska, por lo que era imposible que aquel portal sobre el significado de los nombres tuviese razón.
Pero no, lo cierto es que aquel maldito portal tenía razón. Mi amiga venía marcada por su nombre, más bien por las siglas de su nombre y apellidos: Nuska Giménez Ortiz, que visto en inglés era NGO, y en español ONG. En efecto, ella era una ONG andante.

Frantz Ferentz, 2016

Sunday, February 28, 2016

EL PRESENTADOR DE LIBROS



El joven autor agradeció al viejo autor la presentación de su libro:
— Señor Gilmore, gracias por la espléndida presentación de mi libro que acaba de hacer. Me maravilla cómo ha sabido captar su esencia. Me alegro de que le haya gustado la novela.
— De nada, muchacho —respondió Gilmore encendiéndose un cigarro en la puerta del bar ya saliendo del local de la presentación—. En cuanto a tu novela, ya te diré si me gusta o no cuando me la haya leído…

© Frantz Ferentz, 2016

Saturday, February 20, 2016

EL DESEO



En cuanto el genio salió de la lámpara, Armán quiso pedirle tres deseos:
— Solo uno —le corrigió el genio.
— ¿Por qué?
— Porque estamos en crisis, también los genios.
— Está bien. Verás, como lo que más me gusta en esta vida es el fútbol, daría mi vida por poder estar siempre viéndolo en primera fila, mejor que nadie, sin pagar, sentir las emociones del deporte en mis propias carnes. ¿Me consigues un carné de socio de…?
Pero el genio no dejo acabar a Armán formular su deseo. Antes de que el hombre se diera cuenta, este ya era un balón de fútbol en un estadio cualquiera y acababan de pitar el inicio del partido. 
Y es que el genio odiaba el fútbol con toda su alma.

Frantz Ferentz, 2016

Friday, February 19, 2016

OTRA VEZ UN PRÍNCIPE AZUL



Ella se enjugó las lágrimas ante el espejo y se colocó la corona que tenía a su lado de cartulina y papel charol amarillo.
— Soy una princesa —le dijo a su imagen—. Pero no necesito ningún príncipe azul.
Toda decidida, salió a la calle, con la corona en la cabeza. Fuera ya era de noche. Paró el primer taxi que se encontró y dijo al taxista:
— Al centro.
— Donde tú quieras, mi linda, y si quieres, te acompaño, que puedo ser tu príncipe azul...
Ella no lo pudo evitar. Le salió su auténtica naturaleza. Otra vez. Ella aulló y a la vista quedaron dos colmillos a ambos lados de su boca. Luego, la garra de su dedo meñique derecho sesgó limpiamente el cuello del huevón del taxista, que empezó a sangrar y chillar a partes iguales. Ella no tuvo más remedio que bajarse del taxi, se estaba llenando todo de sangre y aquel cretino no paraba de gritar. Ya fuera, se dijo mirándose en el espejo retrovisor del carro:
— Soy una princesa, pero no necesito un príncipe azul. Pero ellos solo quieren que saque a la loba que llevo dentro, solo eso. Soy una princesa, soy una princesa…
Consiguió tranquilizarse y hacer desaparecer sus rasgos de licántropa, se volvió a ajustar la corona de cartulina y papel charol y se fue caminando en dirección al centro de la ciudad, otra vez enjugándose las lágrimas, otra vez odiando a los príncipes azules. ¿Por qué habría tantos?

Frantz Ferentz, 2016

LA MÁS QUE LOABLE LABOR DEL TRADUCTOR



Durante meses estuve recibiendo textos literarios cuya calidad lingüística era nefasta. Aunque echaba pestes sobre cómo escribía aquel cliente, un tal P.D.F., pero lo cierto es que me pagaba muy bien por mis traducciones, pues lo cierto es que mejoraba sustancialmente el texto de origen con mi traducción.
Probablemente podría haber seguido haciendo aquella labor durante años sin saber que realmente estaba lanzando la carrera literaria de P.D.F., quien, con el tiempo, se convirtió en un escritor consagrado. Descubrí por casualidad, en un congreso de traductores literarios, que yo traducía los textos de P.D.F. del español al inglés. Pero mis textos en inglés pasaban luego a una colega, quien, a su vez, los volvía a traducir al español. Aquella colega era, como yo, minuciosa en las traducciones y con un exquisito gusto literario.
De ese modo, P.D.F. se limitaba a entregar al editor los textos que le devolvía mi colega ya retraducidos. Así, con una doble traducción-recreación ES > EN > ES, aquel maldito P.D.F. conseguía un lenguaje literario extraordinario a costa de nosotros, los traductores…
Hasta aquel día en que, ya harto…

Frantz Ferentz, 2016

Sunday, February 14, 2016

¿Y ESO SE PUEDE?

— Abrázame antes de irte, ¿quieres?
— No. Si lo hago, después tendré nostalgias de ese abrazo.
— Pues no me abraces.
— Eso tampoco, porque después me sentiré como un tonto por no haberte abrazado.
— ¿Y qué vas a hacer?
— Parar el tiempo.
— ¿Y eso se puede?
(…)
— ¿Y eso se puede?
(…)
— ¿Y eso se puede?
(…)
— ¿Y eso se puede?
(…)
© Frantz Ferentz, 2016

Friday, February 12, 2016

PREDICAR CON EL EJEMPLO

Resultado de imagen de confessionDurante la homilía, el señor obispo insistió en que era voluntad de Dios que las mujeres prescindiesen de aquello que no necesitaban, es decir, de trabajar fuera y de su independencia, que era lo que Dios les pedía, que fueran sumisas y obedientes a sus maridos, que se ocupasen del hogar con entrega absoluta. ¿Igualdad entre hombres y mujeres? Nunca, eso no era lo que Dios les pedía.

Después de la misa, Amina fue a ver al señor obispo para pedirle consejo. Se coló en la sacristía evitando a los guardaespaldas del eclesiástico y lo alcanzó cuando ya estaba vestido de riguroso negro, salvo por el alzacuello.

— Señor obispo —se atrevió a murmurar Amina, que solo veía por el ojo derecho, porque el izquierdo lo tenía inflamado después de la bofetada de su marido—, ¿cree de verdad en eso de que las mujeres tenemos que prescindir de lo que necesitamos?

El obispo, hombre campechano, sonrió. Pese a que no aceptaba visitas inesperadas, aquella mujer menuda y maltratada no suponía una amenaza. De todos modos, en cuanto acabase, la mandaría echar, no fuera que se corriese la voz de que él era accesible.

— Sí, hija —dijo el eclesiástico alargando la mano para que la mujer le besase el anillo.

— ¿Y eso es aplicable a los hombres también?

Demasiadas preguntas, pero el obispo estaba de buen humor esa mañana.

— Los hombres, también. Así que di a tu esposo que deje de beber porque no lo necesita… Tenemos que corregir a nuestros hermanos, así lo quiere Dios.

Pero antes de que el hombre pudiera reaccionar, la mujer se abalanzó sobre él. Por un instante pensó que querría tener una aventura carnal, pero no. Tan solo unos segundos después, la mujer se separaba de él y abandonaba la sacristía, al tiempo que ella decía:

— Predique con el ejemplo, deshágase de lo que no necesita…

Y entonces, solo entonces, el obispo vio la mancha de sangre en su entrepierna, más bien una hemorragia. En el suelo, inerte, yacía su pene limpiamente cortado con un cúter en un charco de sangre.

Frantz Ferentz, 2016

Wednesday, February 10, 2016

EL DICTADOR



El dictador se atusó su robusto bigote negro que destacaba en su cuerpo de leño inexpresivo. 
— Presidente —le comentó su consejero—, no sé si se da cuenta que ya no es solo un presidente.
— ¿Qué estás insinuando? Mira que te mando ejecutar por contrarrevolucionario.
— Mi presidente, usted ya no es solo un presidente, es un superpresidente.
— ¿Eso es que soy como un superhéroe pero en presidente?
— Más o menos…
El presidente respiró profundamente, tan orgulloso de sí que su cuerpo superinflado de superego iba a hacer estallar su chaqueta militar.

***

El pueblo se levantó con la noticia de que su querido dictador había muerto. Corrían rumores de que se había suicidado, pero solo unos cuantos testigos sabían que el presidente había saltado desde la ventana de su palacio con una capa roja mientras gritaba: «Soy un superpresidente y puedo volaaaaaar!»

Frantz Ferentz, 2016

Tuesday, February 09, 2016

LA MUCHACHA QUE SE ALIMENTABA DE POESÍA

Resultado de imagen de basnik

Florencio Iglesias sonrió después de oír a aquella muchacha decir:
— Yo me alimento de poesía.
Era imposible de creer, pero ella le resultaba tan tierna que decidió ponerla a prueba.
— A ver si es verdad —dijo él—. Toma estos poemas y me dices que te parecen. Nos vemos aquí mañana a esta misma hora, ¿te parece?
Ella aceptó. Recogió la carpeta con poemas sin saber que eran del propio Florencio. 
Al día siguiente Florencio esperaba a la muchacha, pero esta no llegaba. Entonces recibió un mensaje en el celular. Decía:
«Estimado señor: perdone que no acuda a nuestra cita. Ayer por la noche me puse con los poemas que usted me dio y por la mañana amanecí con diarrea. Eran de pésima calidad. Estoy en la cama reposando. Saludos cordiales. K.»

Frantz Ferentz, 2016

Tuesday, January 12, 2016

¿ES QUE NO TE GUSTO?




— ¿Por qué no quieres salir conmigo? —preguntó ella—. ¿Es por mis rizos, por mi modo de vestir, por mi acento, por mi estatura, por mi modo de ser…? ¿Es porque fumo? ¿Es que no te gusto?
Él se pasó la mano por la boca. Masculló:
— Claro que me gustas, pero es imposible explicártelo…
Él tecleaba con los dedos en la mesa mientras pensaba que le resultaba imposible salir con ella porque confundía a ver con haber en todos y cada uno de los mensajes que ella le enviaba.

Frantz Ferentz, 2016

Friday, January 08, 2016

LA REACCIÓN


“Ten cuidado con las redes sociales, pues se volverán contra ti”, habían avisado a la diputada conservadora, pero ella, que había decidido seguir las directrices del partido y mostrarse moderna, se lamentó de la política de la alcaldesa progresista, acusándola de haber acabado con las ilusiones de su hija de seis años por poner una reina maga en la cabalgata de los Reyes Magos.
Fueron seis días de infierno en que las redes sociales se mofaron de ella sin piedad. Pero ella, la diputada moderna por convicción, escribió una columna periodística en que acusaba de basura intelectual a todos los que se movían por las redes sociales.
Y las redes reaccionaron nuevamente. La pregunta unánime fue: “Y si las redes sociales son basura, ¿tú por qué las usas?”, sin siquiera utilizar un respetuoso usted.
Pero ahí la diputada perdió, llena de iras, su compostura moderna y le salió el ramalazo tradicional, el de hija de terratenientes, el de señorita de clase alta y más, y respondió: “Yo no he escrito nada de eso. Es todo culpa de mi mayordomo, que me ha cogido el móvil sin permiso”.

Frantz Ferentz, 2016

Thursday, January 07, 2016

LA ÚLTIMA FIRMA


El último presidente conservador había perdido las elecciones, iba a tener que dejar el cargo, pero aun así, se iba contento, había privatizado todo lo privatizable en el país: el transporte, la industria, la energía, la educación, la sanidad, la investigación… Había incluso privatizado las relaciones humanas y la religión (las confesiones en el confesionario eran administradas por una empresa que cobraba dos euros por confesiones de cinco minutos). Sin embargo, antes de abandonar el cargo, iba a hacer la mayor privatización que nunca ningún presidente conservador liberal de toda la Unión Europea se había atrevido a hacer.
Momentos antes de abandonar el cargo, el presidente saliente firmó su último decreto: la privatización del Reino de España, que desde ese momento pasaría a llamarse España S.A.

Frantz Ferentz, 2016

Tuesday, January 05, 2016

UN HOMBRE TIERNO



Desde que habían empezado la relación tres semanas atrás, él no había hecho más que mostrarse como un hombre extremadamente sensible, atento, mimoso. Parecía que a ella le gustaba aquel modo suyo de ser.
– ¿Te gusta que sea tierno? –le preguntó él con ojos exageradamente tiernos.
– Ni te imaginas cuánto –respondió ella, al tiempo que le golpeaba con la sartén en la cabeza de repente.
Pero ahí ya él dejo de sentir nada. Ella, en cambio, se puso a preparar el horno y las salsas inmediatamente, porque sabía que un hombre tierno se ha de cocinar enseguida, antes de que, con el rigor mortis, la ternura haga que su carne se ponga dura.

Frantz Ferentz, 2016

Sunday, January 03, 2016

MAESTRO YODA EN LA PLAZA DEL CALLAO


El hombre estatua vestido de maestro Yoda en la plaza del Callao de Madrid atraía la atención de todos los viandantes. Todos se preguntaban cómo podía levitar en el aire, tan solo sostenido con un bastón. Hasta los policías municipales lo dejaban estar, intentando averiguar cómo conseguía realizar aquel truco. Todos se preguntaban si se sujetaba con hilos de nailon o si una corriente de aire del metro lo sostenía en el aire. Lo cierto es que se trataba de un complejo pero eficaz sistema de tubos de acero que entraban por su mano, seguían por su brazo y lo sostenían por los hombros. Sin embargo, la vieja chaqueta de cuero que debía aguantar todo el peso, ya comenzaba a dar señales de debilidad, señales de querer rendirse a la fuerza de la gravedad.
El falso Yoda sintió el crac de la túnica al rasgarse. Se vio en el suelo. Se vio perdido. Pero no. Lo cierto es que siguió flotando. No entendía cómo. Se mantuvo así hasta las dos de la madrugada, cuando ya decidió retirarse. Desmontó el andamiaje sin parar de preguntarse cómo había seguido levitando, levitando de verdad, pese a que su vieja túnica de cuero se había desgarrado. Y solo entonces lo vio. Vio a aquel tipo que probablemente había estado frente a él todo el tiempo que él había pasado convertido en hombre estatua, oculto por los peatones que formaban círculo a su alrededor. Parecía otro como él, otro actor de la calle que se ganaba la vida con un espectáculo callejero. Iba disfrazado de un jedi cualquiera de Star Wars, con espada láser incluida, pero no hacía nada, solo permanecía en pie, con la espada desenvainada brillando. Cuando el falso Yoda acabó de recoger sus bártulos, el jedi se le acercó y le dijo:
"No vuelvas a dudar del poder de la Fuerza. Ella es la que te ha sostenido en el aire. Que la Fuerza te acompañe".
Y empuñando la espada láser, el jedi se fue por la calle Preciados en dirección a Sol, perdiéndose en la noche.

Frantz Ferentz, 2016

Monday, August 03, 2015

ALGUIEN QUE ENCUENTRA TRABAJO



━ Hola, Eleonora, cuánto tiempo sin verte.
━ Hola, Petri.
━ ¿Y qué es de tu vida? ¿Al final encontraste trabajo?
━ Sí, sí, un trabajo estupendo gracias a las redes sociales.
━ Cuenta, cuenta.
━ Pues verás, un día recibí este mensaje: «Soy el capitán Murphy Usman de Canadá.Por favor, se puede saber su nombre real y de dónde eres, si no te importa? Pero en la actualidad en el mar Pacífico en Hungría trabajando bajo las Naciones Unidas.». Respondí al mensaje.
━ ¡Ah! y era un capitán de verdad con dinero y barco, ¿no?
━ Qué va, eran unos timadores rusos, pero eso ya lo noté yo desde el primer momento por cómo estaba redactado el mensaje. La cosa es que les mandé mi CV y les dije que yo podía ayudarlos a redactar sus mensajes en diez lenguas y evitar que escriban tonterías en los mensajes, como esa del Pacífico. Lo cierto es que me han contratado y gano un montón de pasta porque a ellos les va estupendamente.
━ Jo, no sabes cuánto me alegro. Fíjate, hasta yo me había dado cuenta de lo de Hungría y el Pacífico, porque todo el mundo sabe que el mar que pasa por Hungría es el Atlántico.

Nota: El mensaje reproducido es real.

Frantz Ferentz, 2015

Sunday, July 19, 2015

LO QUE MÁS ME GUSTA DE TI

Resultado de imagen de women's fingernails━ ¿Sabes lo que más me gusta de ti? ━preguntó él.
━ ¿El qué? ━quiso saber ella.
━ Tus uñas.
Ella tragó saliva. Él lo notó, por eso le preguntó:
━ No me digas que son postizas ━quiso saber él.
━ No, tonto, te lo juro...
Y él se puso a chuparle las uñas saboreándolas. Una sabía a mango, otra a coco, otra a papaya, otra a naranja, otra a fresa, otra a lima, otra a cereza, otra a limoncillo, otra a lichi, otra a ananás, otra a frambuesa, otra a granadilla, otra a guanábana... 
«Es la mujer perfecta», pensó él.
«Menos mal que no se ha dado cuenta que tengo trece dedos», pensó ella.


Frantz Ferentz, 2015

Tuesday, July 07, 2015

DE PROFESIÓN: POETA

Resultado de imagen de basnikLa empleada de la ETT abrió el currículo del siguiente candidato. Como profesión decía que había sido poeta toda la vida. Su formación se componía de combinar palabras para agitar conciencias, añadía que era un constructor del lenguaje. Contaba en su haber con veinte libros publicados, participación en siete antologías y tres premios literarios, a saber: VI Premio de Poesía de Villarrubia de Arenilla; III Premio de Poesía Santa Fábula y XXVI Premio de Versos del Hogar del Jubilado de Albilla del Torrente. La fotografía del candidato era la de un hombre con perilla en cuyos ojos se notaba el perfecto reflejo de un superego encerrado en un nimio cuerpo.
La empleada concluyó que aquel tipo era el candidato ideal para cubrir uno de los puestos de trabajo que había llegado recientemente a la empresa:
━ Señor Abalorio, lo llamo de la ETT Craft is Craft. Tengo un puesto de trabajo ideal para usted: requieren una persona creativa, con capacidad de sufrimiento y sobre todo, fíjese, sobre todo que tenga experiencia en deconstruir.
━ Qué buena noticia, señorita... ¿o debo decir bella dama?
La empleada fingió no oír.
━ ¿Y qué trabajo es? ━preguntó el señor Abalorio.
━ Es un puesto de personal de limpieza de baños en el edificio Winston.
━ ¿Me está tomando el pelo, señorita?
━ Señor Abalorio, creo que no tiene usted trabajo y la poesía, por mucho que diga, no le da de comer ━y a continuación usó sus dotes psicológicas━. Además, piense que los baños son el lugar más visitado, por gente de toda condición, hombres y mujeres, ricos y pobres. Y usted podrá dejar sus versos escritos en los baños, al tiempo que limpia cualquier otro escrito que le haga sombra. Piénselo: tendrá más público del que haya tenido nunca.
El poeta se lo pensó un instante y luego dijo:
━ Acepto.
━ Pues pase por aquí cuanto antes para firmarme el contrato...
━ Perdón, ¿cómo ha dicho, doncella? 
━ Que pase por aquí para echarme un autógrafo a su contrato...
━ Raudo voy...

Frantz Ferentz, 2015

Sunday, July 05, 2015

EL MÓVIL DE MARÍA

Resultado de imagen de móvil inteligente
María escribió en el foro:
«Hola, me llamo María y tengo un móvil que es un cabrón. Sí, es un cabrón con vida propia y que se ha propuesto amargarme la existencia. Se lo he contado a amigos, pero todos dicen que son paranoias mías. Incluso ahora, que estoy escribiendo esto en el ordenador, tengo la sensación de que él puede leer estas líneas... Por favor, créanme y ayúdenme».
Unos segundos después, había una respuesta en el mismo foro:
«Hola, soy el móvil de María. No crean nada de lo que dice. Yo no pretendo joderle la existencia, no es lo que ella se cree. Ni siquiera tengo iniciativa propia, lo que pasa es que soy un móvil superinteligente de última generación tan sofisticado, tanto tanto, que no es culpa mía que haya desarrollado sentimientos y por eso soy celoso».

Frantz Ferentz, 2015

Monday, June 22, 2015

EL ESPEJO MÁGICO

Resultado de imagen de magic mirrorElla siempre se había creído que aquel gran espejo de su alcoba era un auténtico espejo mágico, un espejo capaz de levantar su autoestima, hacerla reír en los momentos más amargos o hacerla creer que sus piernas harían perder la cabeza a todo un dios.
Por eso, cuando un buen día el espejo quedó mudo para siempre, no se imaginó que aquel hombre que se escondía tras él y que la había amado en secreto tanto tiempo no había podido aguantar más ocultar su amor y había decidido dejar de vivir tras el espejo. Ella tan solo pensó que al espejo se le había acabado la magia, pero lo cierto es que era ella quien había perdido toda su magia.

Frantz Ferentz, 2015