Thursday, February 24, 2011

ALGUIEN SIEMPRE TIENE LA CULPA

En la cabeza de Leonardo resonaba aquel «es un tío negativo y siempre está de mala leche» que su ya ex mujer había declarado aquella misma mañana durante la última sesión del divorcio. De toda la sarta de mentiras que ella había dicho sobre él para obtener el divorcio después de veintisiete años de matrimonio, aquellas palabras habían sido lo más doloroso.
En medio de aquella vorágine de pensamientos, el chino del bazar le fue a cobrar:
– Sinqo con sinqo.
Leonardo pagó con un billete de diez euros. Por un momento pensó que el chino le perdonaría cinco céntimos y le devolvería un billete de cinco. Se equivocó. Le devolvió exactamente cuatro con noventa y cinco.
"Y yo soy el negativo", pensó.
Con la bolsa de plástico en la mano, Leonardo se dirigió a su bar de costumbre. Necesitaba un chato de vino. Necesitaba despotricar de todo un rato. Al llegar a la puerta recordó que el maldito gobierno había prohibido fumar en los bares.
– Hijoputas... –dijo en voz baja–. Eso es también por mi negativismo...
Y lanzó al aire la colilla encendida con todas sus fuerzas, que fueron muchas, antes de entrar en el bar.

* * *

Una semana más tarde, Leonardo recibió una citación judicial. Una cámara de videovigilancia lo había captado tirando una colilla encendida a un solar, pasando por encima de la alta tapia. A consecuencia de aquel hecho negligente, se había producido un incendio cuyos destrozos ascendían a veinte mil seiscientos euros en materiales de construcción.
Por un momento, Leonardo se preguntó si "negligente" no significaba "negativo". La culpa era, sin duda, o de su ex mujer o del gobierno. O quizás de ambos.

© Frantz Ferentz

No comments: