Thursday, February 03, 2011

EL ARTE POR EL ARTE

Samuel J. Corona se presentó en clase de arte de la facultad con la lámina recién acabada. La combinación de colores y formas, con matices sutilísimos, la superposición de claroscuros, los relieves buscando la luz, los desgastes de los bordes habrían hecho a cualquier entendido clasificar aquella lámina de obra maestra.
Sin embargo, la doctora Anaïs Liebermann no se dejó asombrar por aquella muestra. Ante sus dos ayudantes, espetó a Samuel J. Corona:
 Está usted suspendido. Dedíquese a explotar mejor sus sábados por la noche.
Samuel J. Corona, a punto de llorar, se dio la vuelta y salió del despacho.
Los ayudantes contemplaron a la doctora Liebermann estupefactos. Aun así, uno de ellos aún se atrevió a preguntar cuando el alumno hubo salido:
 Doctora, ¿cómo...?
Pero Anaïs Liebermann se adelantó:
 Yo estaba en la mesa de al lado de la discoteca donde ese tipo se puso a vomitar por el suelo el sábado por la noche, sobre el vestido de su novia, y vi cómo intentaba quitarle toda aquella mierda con la manga... Luego, el muy cretino, le hizo una foto a su obra... Ya ven, casualidades de la vida.

© Frantz Ferentz


  



No comments: