Saturday, March 19, 2011

DESPUÉS DE LA PASIÓN


Había sido una noche perfecta. El sexo, increíble; los aromas, casi tangibles; la fascinación, inconmensurable. Ella observaba entonces como aquel cuerpo perfecto masculino, apolíneo, se levantaba de la cama. Querría retener a aquel desconocido para sí para toda la eternidad. Pero aquel marinero recogió sus ropas de faena y empezó a ponerse lentamente los calzoncillos mientras la miraba, haciéndole muecas con la boca, observando el cuerpo desnudo de ella en la cama.
— Oye, marinero —le preguntó ella entonces—. ¿Eres tan guarro que te pones los mismos calzoncillos de ayer?


© Frantz Ferentz, 2011

No comments: