Monday, March 14, 2011

SIN TÍTULO, PARA QUÉ...


El oficial del ejército de ocupación, Benjamín N., disparó a la cabeza al árabe maniatado y con los ojos vendados. Al estallarle el cráneo, sus sesos salieron disparados contra la pared creando una imagen abstracta, una especie de cuadro multicolor de formas imprecisas que querían representar algo.
Dos días después, la foto de la sesera convertida en litografía lucía en la sala de oficiales. Era arte, arte a costa del enemigo, puro arte. Nadie podría afirmar que los ocupantes no eran superiores a los ocupados, aquellos cochinos árabes. ¿O es que acaso aquellos perros sabían transformar una ejecución en algo hermoso?

© Frantz Ferentz, 2011



No comments: