Monday, March 14, 2011

LA REALIDAD MÁS INMUNDA


— Lo haces a posta —le dijo su mujer fuera de sí—. ¡Tus pies huelen así de mal a posta!
Él la miró por encima del periódico. Tenía los pies descalzos encima del reposapiés. Ciertamente el olor que emanaba de ellos era asqueroso. Ella, después de largarle la perorata, se volvió a la cocina. Él, cuando ella ya no estuvo, metió en una caja bajo el sofá aquellos calcetines especiales bañados en aguas de cloaca que intensificaban el hedor de pies. Cuánta razón tenía ella, pero qué poco se podía imaginar que él era un cabrón diplomado, de hecho dirigía una escuela virtual de maridos cabrones sofisticados.

© Frantz Ferentz, 2011

No comments: