Thursday, March 24, 2011

LÁGRIMAS IRREDENTAS


Se sentía inmensamente triste. Aquel vuelo significaba dejar atrás una parte fundamental de su vida. Sentada en el asiento, contemplaba el fascinante mar de nubes. Y comenzó a llorar. Era un llanto prolongado y silente. De pronto sintió unos golpes en el hombro. "Será la azafata", pensó. Pero no. Era su propia sombra. Estaba mojada. 
— Me estás empapando —le recriminó la sombra.
— ¿Con mis lágrimas? —inquirió ella.
— No, imbécil, que como no te fijas, me has tirado toda la cerveza encima.

© Frantz Ferentz, 2011





No comments: