Monday, March 14, 2011

MÁS QUE UN BESO


Ella se había enamorado de él cuando lo vio trabajar como intérprete. Era el mejor, cambiando de lengua constantemente, dominándolas todas, sin equivocarse nunca. Y lo conquistó.

La primera vez que ella lo besó, sintió que su lengua era envuelta en la boca de él por varias lenguas, que la buscaban por todos los bordes, hasta que ella sufrió una especie de orgasmo bucal.
Ella retiró sus labios de los de él y se lo quedó mirando sonriendo.
— ¿En qué piensas? —preguntó él.
— Que ya entiendo —respondió ella— lo que significa «don de lenguas».


© Frantz Ferentz, 2011

No comments: