Tuesday, March 08, 2011

EL ECHADOR DE CARTAS


Nadie habría imaginado que aquel tipo vulgar, que ni siquiera tenía un nombre exótico (de hecho se llamaba y se anunciaba como Juan García) acertaba al cien por cien en sus predicciones con las cartas. No usaba el tarot, usaba una baraja normal. Tan solo decía a quien acudía a consultarle algo:
— Hágame solo una pregunta a la que se pueda responder "sí" o "no".
Cuando el cliente le hacía la pregunta, él lo echaba de la salita de su casa y, al cabo de cinco minutos, hacía entrar al cliente para decirle "sí" o "no" en función de las cartas. Y siempre acertaba.
Nadie llegó a saber que Juan García, después de pasarse cuarenta años jugando solitarios sin poder trabajar por padecer una rara enfermedad congénita, había conseguido interpretar el futuro haciendo solitarios. El sistema era simple. Si resolvía el solitario, significaba sí; si no resolvía el solitario, significaba no. Al menos así tuvo la pensión asegurada.

© Frantz Ferentz, 2011

No comments: