Monday, April 18, 2011

EL MEJOR AMIGO DEL HOMBRE


— Oye, tengo hambre —dijo ella tumbada en el sofá viendo la tele de noche.
— Pues en la nevera no hay nada —respondió él en una posición que lo hacía parecer un siamés de ella.
— Pues como no lo resuelva el perro...
— Pues eso.
El pastor alemán, que lo oyó todo, se levantó intentando pasar desapercibido. Se fue hasta la cocina, leyó un número de teléfono imantado en la nevera, descolgó el teléfono, marcó un número con la pata. Enseguida al otro lado sonó una voz:
— Teletienda, ¿dígame?
El perro gimió de fastidio. Vaya mierda, había vuelto a confundir teletienda con telepizza.

© Frantz Ferentz, 2011

No comments: