Tuesday, April 05, 2011

LA DESAPARICIÓN



— ¿Y desde cuándo falta de casa? —le preguntó la inspectora al marido.
— Desde ayer por la noche. Yo me fui a acostar y ella se quedó al ordenador. Le pregunté que si no venía a acostarse y ella me dijo que no, que cuando escribía se transformaba, que la dejase en paz. Yo me acosté y ya no la he vuelto a ver.
Al lado de ambos, ella, transformada en un manuscrito, intentaba gritar para hacer entender a su marido que sí, que se había transformado y que no quería volver a hacer gilipolleces.

© Frantz Ferentz, 2011

No comments: