Thursday, April 14, 2011

LA MUJER MÁS RESPETADA


Irma Durango no entendía por qué cada vez que se miraba a un espejo se veía reflejada como un sapo horripilante lleno de pústulas. Quizás estuviera encantado el maldito espejo, vaya mierda. Era extraño, porque todos sus trabajadores la observaban con respeto, sí, ella era una mujer importante, temida y admirada al mismo tiempo. 
Aquella misma tarde, Irma Durango acudió por sorpresa a casa de una de sus subordinadas. Quería pedirle unos informes para ya. Aquel tipo de presión era la clave de su éxito, de ella, de la mujer emprendedora hecha a sí misma. Le abrió la puerta la hija de su empleada, quien en cuanto la vio gritó:
— ¡Mamá, mamá, ven, corre, que en la puerta hay un sapo que habla!

© Frantz Ferentz, 2011

3 comments:

Manuela Fernández Santamaría said...

Imposible más con tan pocas palabras. Genial....y didáctico.

Cheline said...

¡Pero qué bueno! Eres un monstruo, lleno de talento, digo.

Laura Frost said...

Ahí queda. No hay mucho más que decir.
Sé que para muchas personas este texto tendrá el calado que se merece y sabrán valorarlo en toda su complejidad.
Darte las gracias es poco.
Un abrazo también.