Wednesday, April 20, 2011

MENSAJE EN LA BOTELLA (2)


Poco tiempo después de naufragar, sabiéndose solo en la isla, el único superviviente lanzó una botella al mar con un mensaje donde decía: «Necesito compañía». Usó una de las tantas botellas que se habían salvado del naufragio y la lanzó al mar. Tres días después, la botella reapareció frente a la cosa y, desde entonces, se quedó por allí. Qué fastidio. Además de ser una botella de lo más vulgar, encima tenía miedo a navegar, pensó el náufrago. 
La botella estuvo dando vueltas a la isla tres años sin ser recogida, hasta que, por fin, se golpeó contra unas rocas y el mensaje cayó en la playa. El náufrago, entre enfadado y desilusionado, recogió el mensaje. Pero no era el suyo. Nunca había sido el suyo, ni aquella había sido su botella. El escrito decía: «También yo estoy muy solo. Cuando quieras, nos encontramos».

© Frantz Ferentz, 2011

1 comment:

Laura Caro said...

¡Estupendo!
Me gustó mucho.