Monday, May 23, 2011

CUESTIÓN DE BARBAS



Cuando se conocieron, a ella le gustó enseguida aquella gigantesca barba de él, toda una selva. Nunca había visto una barba tan poblada y densa. Hasta que se cayó en ella. La pobre tardó tres meses en conseguir salir tras alimentarse apenas de ácaros, piojos y microorganismos indeterminados.




© Frantz Ferentz, 2011

1 comment:

Laura Frost said...

Bueno, de todos es sabido que los piojos poseen un alto contenido proteico.
Beso!!