Saturday, May 14, 2011

EL INFORMÁTICO


Entonces llegó el informático. Ella, al abrirle, solo llevaba una bata, debajo iba desnuda. El técnico preguntó:
— ¿Dónde está la máquina?
Ella se abrió la bata y, mostrándole su cuerpo, le dijo:
— Aquí...
— Señora, que no estoy yo para echar un polvo. Si quiere sexo, llame a un gigoló, no te jode.
Y sin más, se dio media vuelta y se fue.
Ella se quedó con la palabra en la boca. Había intentado explicarle que ella era la máquina, que su programa de generación de orgasmos estaba desfasado, pero él, imbécil, ni la había escuchado.

© Frantz Ferentz, 2011

No comments: