Saturday, May 14, 2011

ESTABA AVISADO


Después de copular, ella le dijo:
— Dame un beso.
Él, solícito, fue a dárselo. La sensación era indescriptible, ella lo envolvía con su lengua, lo atraía hasta sí, hasta que, lentamente, lo fue introduciendo en su boca primero la cabeza y luego el tronco. 
El último pensamiento que tuvo antes de morir fue el recuerdo de alguien que le había dicho que aquella mujer era una mantis religiosa. Demasiado tarde para dejar de ser escéptico.

© Frantz Ferentz, 2011

No comments: