Monday, May 30, 2011

ESTRATEGIAS DE MADRE



El niño se encontró el huevo de chocolate con sorpresa dentro.
— ¿Me lo puedo comer, mamá?
— Claro, cariño.
El niño se comió el huevo en dos bocados y luego abrió la cápsula con el regalo sorpresa.
— ¡Unos calzoncillos! —exclamó el niño—. ¡Mola! Me los voy a poner.
La madre sonrió. La pobre ya no sabía qué inventar para que su hijo se cambiase de vez en cuando la muda.


© Frantz Ferentz, 2011

No comments: