Wednesday, August 17, 2011

LAS CIRCUNSTANCIAS


Aquella espléndida mañana de agosto, el pesimista no tuvo más remedio que suicidarse. Era la primera vez en su vida que no tenía absolutamente nada de qué quejarse.


© Frantz Ferentz, 2011

No comments: