Wednesday, November 23, 2011

ACCIÓN Y REACCIÓN


El gran gorila del control de seguridad —dos metros y tres centímetros— en el aeropuerto consideró que la banderita de Suecia que el niño llevaba era un peligro para la seguridad aérea. Se trataba de un palillo puntiagudo y un trozo de papel con los colores suecos que regalaban en el Ikea con las albóndigas suecas. El niño quería regalarle aquella bandera a su abuela, que las coleccionaba.
El gran gorila, seguro de sí mismo como nadie, no se esperaba la reacción del niño indignado. Primero, le dio una patada en la espinilla con todas sus fuerzas y, a continuación, le golpeó con la cabeza con todas sus fuerzas en los testículos, que posiblemente sonaron a algo parecido como "choof".
El agente cayó al suelo. Sus compañeros se quedaron paralizados. El niño recogió su banderita, cogió a su madre de la mano y, sin decir una palabra, tiró de ella hacia las escaleras mecánicas.

© Frantz Ferentz, 2011

No comments: