Thursday, December 08, 2011

EL HOMBRE QUE ABRAZABA A LOS ÁRBOLES


Juan García había descubierto que abrazar árboles lo calmaba. El árbol, tras ser abrazado, lo liberaba de sus miedos, angustias, frustraciones. Por suerte para él, los árboles del jardín de la isla en Aranjuez eran enormes, cientos de fuentes terapéuticas a su alcance.
Una o dos veces por semana, Juan García acudía a su cita con los árboles. Se pasaba horas abrazado a uno, hasta que se sentía aliviado. Después, se volvía a casa.
Mientras tanto, los servicios de jardinería del jardín de la isla seguían sin encontrar la causa de aquella enfermedad que causaba depresión en los árboles.


© Frantz Ferentz, 2011

No comments: