Sunday, December 11, 2011

EL ZOMBI DEL ARMARIO

— ¡Mamá, hay un zombi en el armario! 
La madre dejó lo que estaba haciendo. Echó a la hija del pasillo donde estaba el armario. Luego lo abrió y confirmó sus sospechas. Descolgó el cuerpo que se sostenía erecto porque estaba colgado de una percha, tiró de él aguantando el pestazo a alcohol y lo arrastró hasta la cama del dormitorio matrimonial. Lo desnudó, lo empujó a la ducha, lo lavó con esmero, lo perfumó, le puso un pijama limpio, lo volvió a empujar hasta el armario del pasillo y, con un esfuerzo sobrehumano, lo colgó de nuevo de la percha. Luego llamó a su hija. 
— Mamá, que me da miedo. 
La madre la empujó hasta que la cría vio que el zombi no era otro que su padre, que seguía durmiendo la mona como si tal cosa.

© Frantz Ferentz, 2011


No comments: