Wednesday, December 14, 2011

A OSCURAS

Higinio abrió la puerta de casa con cuidado. No quería despertar a su mujer. Por eso, ni siquiera encendió la luz del pasillo y a oscuras accedió hasta el salón. Y de repente, ¡paf! Se dio de bruces contra algo muy duro, tanto que probablemente le partió la nariz. Higinio notaba cómo la sangre le manaba por la nariz. Entonces ya no soportó el dolor y llamó a gritos a su mujer desde el suelo: 
— ¡Yolanda, ven, corre! 
Yolanda se despertó asustada por los gritos del marido. Acudió al salón y encendió la luz. Fue entonces cuando Higinio comprobó que se había dado de morros contra una estatua de sí mismo allí plantada en medio del salón. 
Higinio, más chocado que dolorido, apuntó hacia la estatua y le preguntó a su mujer: 
— ¿Y eso de ahí? 
Ella, con lágrimas en los ojos le dijo: 
— Es que eres tan buen marido, que te mereces una estatua… y en fin, quería darte una sorpresa… 


© Frantz Ferentz, 2011

No comments: