Wednesday, April 04, 2012

EL MISTERIO DEL HEDOR DEL SEÑOR RODRÍGUEZ



Todo el mundo evitaba acercarse demasiado al señor Rodríguez por aquel mal olor que emitía. Él mismo también era consciente de aquel pestazo, de hecho se duchaba cada tres horas y se bañaba en colonia. Pero era inútil. Era un misterio el origen de aquel ataque olfativo, que ni era ni por su aliento, ni por sus axilas, pero olía peor que una combinación de ambos. Lástima que nadie se diera cuenta de que el hedor penetrante del Sr. Rodríguez no emanaba de su cuerpo, sino de su conciencia.



© Frantz Ferentz, 2012

No comments: