Wednesday, April 04, 2012

LA INSISTENCIA DEL SUICIDA



Lo intentaba constantemente. Se lanzaba contra autobuses, trenes, tranvías, camiones, autos o metros en marcha para intentar quitarse la vida. Pero era inútil. Por alguna extraña razón que no lograba entender, atravesaba cualquier vehículo como si el tren, el coche o el camión fueran holográficos. Era desesperante, él necesitaba quitarse la vida, quitarse del medio, odiaba su triste, mísera, nefasta existencia. Pero nadie, por desgracia, podía decirle que ya estaba muerto y que, por mucho que lo intentase, no iba a matarse dos veces.


© Frantz Ferentz, 2012




No comments: