Monday, May 21, 2012

EL GRAN SOÑADOR

Sí, siempre fui una persona que presumía de ser un gran soñador, afirmaba que mis sueños eran como películas que corrían por mi mente mientras dormía, hasta aquel día en que, contando uno de mis sueños en el bar a los amigos, se me acercó un tipo trajeado que se identificó como inspector de la propiedad intelectual. Me dijo, ante mi asombro y el de mis amigos, que yo sobrepasaba con mucho la producción de sueños para consumo propio y que, por tanto, tendría que pagar un canon. Lógicamente, tras nuestra primera sorpresa, todos nos reímos de aquel tipo por lo que nos pareció una broma estupenda. El tipo encorbatado y trajeado se alejó de mala leche y yo me olvidé del asunto hasta que, al ir a cobrar la nómina, vi que esta se había reducido drásticamente y que habían incluido un concepto de descuento que rezaba: «canon onírico». Desde entonces, sufro insomnio.



© Frantz Ferentz, 2012

No comments: