Sunday, July 08, 2012

LA MUJER DEL ESTE



Yoni recibió de repente un correo intrigante. Decía:
Hello dear
   How are you doing in life, I want to introduce myself to you before I could go further, I am a woman, Christy by name. I came across your email which really sounds so interesting of you so I decided to drop a note to let you know that I am intrested in you for friendship. Please if you are interested I will like you to email me back, so that we can get to know each other. I am waiting to get a reply from you.
                 From Christy.
                           THANKS.
Yoni había oído hablar de aquellos mensajes engañosos de falsas mujeres rusas que buscaban que les pagasen pasajes a Europa occidental, pero que solo buscaban el dinero de ingenuos... como él. Cuánto le hubiera gustado tener una pareja rubísima, joven, bella, casi medio metro más alta que él. Pero como estaba seguro de que era un mensaje engañoso, fraudulento, respondió en español (sabía que el idioma no sería una barrera):
Hola Christy
No sabes cuánto me halaga tu mensaje. Ojalá de verdad quisieras conocerme y ser mi amiga, pero en cuanto vieras que produzco un hedor insoportable de pies y que mi casa es una especie de cochiquera, quedarás defraudada. Aún así, si quieres conocerme, te espero.
Tuyo
Yoni
Christy recibió el mensaje e inmediatamente lo pasó por el traductor automático. Entendió lo que Yoni le decía. Y en ese momento, una lágrima empezó a resbalar por la mejilla de Christy, quien hubiera jurado, porque así se lo había asegurado la gitana, que aquel, precisamente aquel, era el hombre de su vida.

© Frantz Ferentz, 2012
Nota: el correo en inglés es real.



2 comments:

Sara Lew said...

Muy buena la historia que has conseguido a través de ese mensaje real en inglés.
Me gustan tus microrrelatos, son imaginativos, con un toque de ironía y muy bien escritos.
Te sigo leyendo.

Frantz Ferentz (Xavier Frías Conde) said...

Gracias, Sara. Muy honrado porque alguien como tú visite mi blog. Un abrazo. Xavier