Friday, November 30, 2012

LA CULPA ES DE LOS GALOS

— Abuelo, en el colegio, los niños mayores dicen que yo soy negro porque mamá es una ninfómana. ¿Qué quieren decir?
El abuelo comprendió que había llegado el momento de coger el toro por los cuernos. Adoraba a su nieto. Le acarició los rizos como alambres y le dijo:
— ¿Te acuerdas de la historia de Obélix, que de pequeño se cayó en una marmita llena de poción mágica y sus efectos son permanentes en él?
— Sí.
— Pues tú, al nacer, te caíste en un perolo de chocolate. Por eso eres negro, porque los efectos del chocolate son permanentes en ti. Y ahora, saca tus propias conclusiones.
Y el niño las sacó. Salió corriendo hacia la habitación de su hermana Emilia para explicarle su teoría: que ella era china porque al nacer se había caído en un perolo lleno de zumo de limón y sus efectos eran permanentes en ella.


Frantz Ferentz, 2012

SOBREVIVIR A LA TELEOPERADORA

Me sonó el móvil. Justo en ese momento tenía la boca llena.
— ¿Sí?
— Caballero, ¿es usted el titular de esta línea telefónica...?
— Sí...
— Lo llamo de Aquaphone, tenemos una oferta de wifi....
La tipa habló durante diez minutos mientras yo me acababa las magdalenas bien mojadas en el café. Sonaba simpática, tenía labia. Yo entendía que ella se ganaba así la vida.
— ¿Qué le parece? —me preguntó al final.
Pero yo ya tenía la respuesta preparada:
— Verá, es que yo no necesito wifi. Se la pirateo a mi vecino, ¿sabe usted? Me sale totalmente gratis.
— ...
No le salió nada. Al otro lado de la línea sonó un suspiro. Casi me dio pena... casi. Colgó sin más.
Pero el que no entendió nada fue mi vecino de al lado, quien al día siguiente se encontró con que le habían cortado el suministro de internet y sin que nadie le hubiese dado una triste explicación. Pero no era de él de quien yo me aprovechaba, sino de la vecina de abajo... Menos mal que no había dado detalles.


Frantz Ferentz, 2012