Friday, December 07, 2012

SIN SU MUSA

De repente, el gran poeta anunció:

— Dejo de escribir para siempre. He perdido a mi Musa.

Tras cuatro matrimonios e innumerables escarceos amorosos, todos los críticos del gran poeta rebuscaron en su vida para intentar descubrir quién era realmente su musa, porque nunca, nunca, habían sabido a ciencia cierta quien había inspirado al gran poeta aquellos versos de amor salvajes, desgarradores e irrepetibles.
Por eso, nadie, absolutamente nadie, reconoció al gran poeta en el entierro de aquel estribador de origen iraní en las afueras de Londres, bajo el rito musulmán, en una tarde lluviosa y gris melancólica. Nadie supo, pues, que el gran poeta había ido a despedir a su musa, Musa Alizadeh.

Frantz Ferentz, 2012

No comments: