Tuesday, October 22, 2013

EL KARMA MAL ENTENDIDO

Cuando Levia murió, Amalio lamentó en el fondo de su alma no haber hecho el amor con ella. Por eso, Amilio vendió su alma al diablo. Le pidió seguir a Levia en su próxima reencarnación para tener ocasión de hacer el amor con ella, pues creía que su karma no descansaría hasta satisfacer aquel su más íntimo deseo.
El diablo satisfizo su deseo a cambio de su alma. Al morir Amalio, se reencarnó aún una vez, tal como había acordado con el diablo. Se reencarnó en macho y enseguida reconoció a Levia como hembra bajo la forma de mantis religiosa. Sin mediar ningún gesto, ella lo cogió con sus enormes pinzas y lo obligó a copular con ella hasta dejarlo exhausto. Luego, como es costumbre entre las mantis religiosas hembras, devoró al macho, que le resultaba inútil.


Frantz Ferentz, 2013

4 comments:

JOSEP Mª Panades said...

Más vale quedarse con la vida que nos ha tocado vivir y dejarnos de experimentos. Más vale loco conocido... Muy ingenioso el relato. Eres sumamente prolífico. Qué imaginación. Un abrazo.

Xavier Frias Conde said...

Gracias, Josep :-)

Vichoff said...

Hay que tener mucho cuidado con el diablo. Tiene una forma muy especial de cumplir los pactos.
Me ha encantado el relato, Xavier.
Un saludo.

Xavier Frias Conde said...

Y sin embargo, el diablo tiene mejor fondo que muchos de los mortales que nos rodean... Un abrazo