Monday, December 29, 2014

MODESTIA



Camila pasaba tan desapercibida, tan sumamente desapercibida que, a pesar de tener doble personalidad, todo el mundo estaba convencido que ni siquiera tenía personalidad.

Frantz Ferentz, 2014

Sunday, December 28, 2014

EL MISTERIO DE LA CERA EN LAS OREJAS

Todos creían que aquello que a Rami le salía por las orejas era cera. Pensaban que no era normal que aquel hombre soltase tanta cera por las orejas, como si fuera la cloaca de una colmena, aunque se tratase de una cera que caía en partículas. Y él, Rami, reía estúpidamente cada vez que alguien hacía una broma acerca de sus oídos y la cera que desprendían. Hasta que un día llegó a cansarse. No sonrió más. Y como era estúpido desde su nacimiento, Rami decidió taponarse los oídos. A partir de entonces, no le volvió a salir más cera. 
Y sucedió el milagro. Rami se volvió más inteligente, inteligentísimo. La detención del flujo de cera vino acompañada del aumento de su inteligencia. Fue el proprio Rami, ya buen analista de la realidad, quien asoció ambos fenómenos: lo que se le escapaba por las orejas no era en realidad cera, sino ideas, ideas que huían de su cerebro en cuanto tenían ocasión, ideas que, tal vez, querían conocer mundo y no ser gastadas. Desde el momento en que hubo cesado el flujo de ideas hacia el exterior, estas se quedaron en su cerebro y su neuronas se activaron. Pero fue una lástima que tanta inteligencia se combinase con una total sordera. Por eso, no oyó el claxon de aquel tráiler que se le echaba encima cuando cruzaba una calle sin antes haber mirado para ambos lados.


Frantz Ferentz, 2014

Wednesday, December 17, 2014

IRRESPIRABLE



La capa de polución que cubría la ciudad e impedía ver el sol no era sino un pretexto para cobrar a los ciudadanos por ver el sol. Varios grandes empresarios se habían puesto de acuerdo para ocultar el sol a los ciudadanos bajo una capa de polución irrespirable, todo con la concupiscencia del gobierno. Cuando la gente ya no pudo aguantar sin sol, empezaron a vender viajes a la estratosfera en dirigible, vuelos de uno, dos, tres días, una semana incluso y los más ricos hasta un mes para pasar sus vacaciones flotando. Tarde, muy tarde, todos se dieron cuenta de que ya habían privatizado el sol...

Frantz Ferentz, 2014

Monday, December 15, 2014

LA VOZ DE UNA DIOSA

Nada más empezar a trabajar en la oficina, él se interesó por Lina. Su timidez y el hecho de que ella fuera su jefa solo le permitía verla de lejos, pero no hablarle. Con todo, no le costó conseguir el teléfono privado de ella. La llamaba a diario, solo para oír la voz del contestador, siempre cuando sabía que ella estaba en la oficina.
Aquella voz... Se enamoró de ella por aquella voz de miel. Comenzó a soñar con ella, con su voz resonando como una brisa alrededor de sus oídos.Hasta que al fin ella lo llamó a su despacho:
━ Señor García, ¿podría por favor encargarse del dosier...?
No, aquella no era su voz. Ella, la diosa, tenía voz de flauta desafinada. ¿Cómo era posible? El mundo se le cayó encima. Quiso morir.
Solo entonces comprendió que Lina usaba un contestador estándar, el que venía con el teléfono. La voz de la mujer de la locución no era, evidentemente, la de Lina.


&  &  &

Lina se despertó después de que alguien la hubiera sedado. No recordaba nada. De repente, sonó el teléfono de su casa, pero en su estómago. Sintió claramente cómo en sus tripas sonaba aquella voz que decía: «En este momento no estoy en casa. Deje su mensaje después de oír la señal»

Frantz Ferentz, 2014

Monday, December 01, 2014

LA FE DE ANGÉLICA

Angélica había perdido la fe a causa de su confesor, el padre Amadeo, pero fue Sam, el ateo, quien le hizo recuperarla... mostrándole el paraíso en la tierra cada vez que gritaba: «Oh, my God. Oh, my God!».

Frantz Ferentz, 2014

Sunday, November 30, 2014

EL MUCHACHO QUE FUSILABA LA ORTOGRAFÍA


━ Padre, me acuso de ser un asesino de la ortografía...
━ ¿Pero qué estás diciendo?
━ Mi profesora dice que fusilo la ortografía, que si la ortografía pasase solo por mis manos, ya se habría extinguido.
━ Exagerada... Anda, anda, eso no es pecado.
━ ¿No?
━ Pues claro que no. Anda, hazme un favor. Como me apaño muy mal con el ordenador, hazme un copia-pega de este texto de internet en este archivo de texto.
━ Claro, padre.
Y el muchacho, todo diligente, se dirigió del confesionario a la sacristía, se sentó ante el ordenador del cura, pulso la tecla [Ctrl] +[C] para copiar el texto de internet y a continuación [Ctrl] + [V] para pegarlo en el archivo de texto. El sacerdote se acercó a la pantalla del ordenador para verificar el resultado. Y entonces, solo entonces, dio la razón a la maestra que acusaba de criminal al muchacho, quien era capaz, sin llegar a escribir una palabra, de fusilar la ortografía tan solo copiando y pegando un texto...

Frantz Ferentz, 2014

Saturday, November 29, 2014

LA NOTICIA INESPERADA

━ Voy a darte una noticia inesperada: me ha dicho mi hijo que tu hijo es homosexual. Lo siento por ti, porque para el único hijo que tienes... 
━ Bueno, pues ahora voy a darte yo otra a ti: para la primavera que entra, tu hijo se casa y yo seré su suegra.

Frantz Ferentz, 2014

Tuesday, November 25, 2014

HAZME TUYA

━ Hazme tuya ━dijo Lei llena de pasión.
A Lui, que en cuestiones amorosas era bastante inexperto, tan solo se le ocurrió un modo de hacerla suya. Agarró el sello y se lo puso en la frente. A Lei le quedó una estampación preciosa que decía: "Ex libris. Property of Lui Smith".


Frantz Ferentz, 2014

Friday, November 21, 2014

COMO UN YOGUR

Para evitar traumas al niño, al morirse su abuelo no le dijeron que se había muerto, simplemente que había caducado.
━ ¿Como un yogur? ━preguntó el crío.
━ Más o menos ━ le dijeron.
━ Entonces, ¿lo habéis tirado por el váter?


Frantz Ferentz, 2014

Thursday, November 20, 2014

CELOSO


Los celos de Lui lo llevaron a dejar un inmenso pastor alemán en el cuarto de su mujer cada vez que él estaba fuera. Así, él se quedaba satisfecho. Y su mujer también: nunca se habría imaginado que un perro fuera un amante tan formidable.



Frantz Ferentz, 2014

Wednesday, November 19, 2014

EL YO ANTE EL YO

Su psiquiatra le había dicho que hasta que no se plantase ante el espejo y se dijese totalmente convencida delante de su imagen: «Me acepto como soy», no sería feliz. 
Tras meses de luchar contra sí misma, se planto ante el espejo y se dijo totalmente convencida: «Me acepto como soy». Luego inspiró profundamente, sonrió y se sintió bien... finalmente. A continuación, se fue a celebrarlo a la calle.
Mientras tanto, su yo-imagen tras el espejo, se quitó el falso cuerno de la frente y, rabiosa, empezó a maquinar otra estratagema para joder la vida a su yo-real.

Frantz Ferentz, 2014

Monday, November 17, 2014

CUANDO SE ESCUCHARON LAS PLEGARIAS


Como todos los días, la buena alcaldesa acudió a misa de ocho. Como todos los días, tras la misa, la buena alcaldesa se arrodilló ante la virgen y oró. Como todos los días, la buena alcaldesa pidió a la virgen:
— Virgencita, virgencita, arregla todos los problemas de este pueblo, porque en tus manos nos ponemos.
Todos los días, desde que había sido elegida alcaldesa más de tres años atrás, la regidora oraba a la virgen, porque solo en ella confiaba.
Finalmente, la buena virgen oyó sus pías plegarias y se bajó del altar. La buena alcaldesa se quedó sin palabras ante aquello que consideraba un milagro. Pero no hizo falta que dijese nada, pues la virgen le explicó:
— Mira, querida hija, ya no lo aguanto más, así que, tú te quedas en el altar en mi lugar y yo me presento a las próximas elecciones como alcaldesa...


Frantz Ferentz, 2014

Sunday, November 16, 2014

PSICOFONÍAS

Tras seis meses, ningún especialista, ni los de renombre más universal, habían conseguido interpretar el mensaje de aquella psicofonía que todas las noches repetía lo mismo en aquel desolado caserón de las afueras. Hasta aquella noche. Elio García, repartidor de pizzas, fue testigo de cómo siete especialistas grababan por enésima vez el mensaje aquella noche de enero. A continuación, los siete se lanzaron a discutir sobre lo que podía estar diciendo, para, como siempre, no ponerse de acuerdo. Aprovechando unos segundos de silencio entre los expertos, Elio García aprovechó para decir:
— ¿Te has cambiado la muda? Mira que si te llevan al hospital y, al quitarte los pantalones, ven que llevas la muda sucia...
— ¿Qué? —preguntaron todos los especialistas al alimón y boquiabiertos.
— Nada, que eso es lo que dice la psicofonía... ¿O es que a ustedes sus madres no se lo decían?

Frantz Ferentz, 2014 

Friday, October 17, 2014

CONSEJOS DE VIEJO PROFESOR

Aquella había sido su primera tesis de máster. La experiencia de participar como miembro del jurado de aquella tesis sobre la comunicación entre saltamontes a través de los élitros pensó que lo impulsaría en su carrera universitaria. Quiso ser serio y dijo que aquella tesis de máster era indigna, que había leído trabajos de alumnos de bachillerato que eran mejor que aquella tesis y que, en su modesta opinión, aquella tesis de máster había que suspenderla. Pero al catedrático no le gustó aquel juicio de valor, según él, sonaba a prepotente. Se temió lo peor cuando el catedrático le dijo «Tú tienes mucho que aprender todavía». Era evidente que tenía que aprender sobre jerarquías y que las tesis no se juzgaban por quién las escribía, sino por quién las dirigía. Por eso, cuando estuvo de vuelta en su despacho, mientras sostenía entre sus manos aquella copia de la tesis de máster que tan mal rato le había hecho pasar, se acordó de las palabras de su auténtico profesor durante sus estudios en la carrera, cuando siempre le repetía: «Siempre quédate con lo mejor». Se quedó pensativo. Sí, aquel trabajo tenía algo bueno. Sacó las hojas de la funda de plástico y se quedó en la mano con la carpeta con una pinza lateral que sujetaba las hojas. A continuación tiró los 30 folios del trabajo al contenedor de papel y guardó la carpeta en la mesa del despacho. Sí, se había quedado con lo mejor de aquel trabajo. Qué sabio era aquel profesor suyo, qué sabio.


Frantz Ferentz, 2014

Thursday, October 16, 2014

LA INSPIRACIÓN DE LAS ALAS

Le gustaba la experiencia de sacarse cera del oído todos los días. Producía mucha. Además, se dio cuenta que la miel era su principal alimento y que su modo de hablar sonaba casi a zumbido. Solo le faltaba aprender a volar para ser completamente feliz. Ella se sentía totalmente realizada así, no le había hecho falta nada más. Sabía lo que quería ser; por eso, estaba encantaba con la idea de llegar a convertirse en escarabajo.



Frantz Ferentz, 2014

Friday, October 10, 2014

SECRETO AL DESCUBIERTO

A Pepe, el churrero, la petición lo pilló con el pie cambiado.
— Que quieren que eche unas cuantas cenizas de esa caja en el aceite y fría tres docenas de churros para todos ustedes?
Ante él se concentraba aproximadamente una docena de personas, todos de riguroso negro. Solo la mujer que iba al frente hablaba con Pepe el churrero.
— Efectivamente. No se preocupe. Solo serán para nosotros. Le daré cien euros.
Cien euros por tres docenas de churros. Bien podía saltarse todas las normas sanitarias. Pepe accedió. Echó tres puñados de cenizas en el aceite hirviendo y a continuación la masa de los churros. 
Sin más, las tres docenas de personas se fueron repartiendo por la cafetería y en silencio se comieron más o menos tres churros por cabeza, mojados en chocolate. Luego, fueron saliendo del local en silencio, cabizbajos, aunque alguno se relamía los labios.
— Tenga, sus cien euros —dijo la mujer al churrero.
Pero al churrero se lo comía la curiosidad.
— Dígame, señora, ¿por qué querían que echase cenizas en el aceite?
— Para cumplir la última voluntad de mi difunto esposo.
— No entiendo.
— Verá, mi marido venía aquí a desayunar todos los días...
— ¿Sí? ¿Quién era?
— Mire su foto.
— Pero hombre, claro que lo conozco...
— Y él —prosiguió la viuda— adoraba sus churros, por eso, como homenaje, nos pidió antes de morir que viniéramos aquí a comer churros mezclados con sus propias cenizas después de la cremación.
— Ya, ya, pero es un capricho un poco extraño, ¿no? Y respeto al máximo por su difunto marido, señora.
— No se crea. Él descubrió cuál es el secreto que hace que sus churros sean los mejores de toda la provincia.
— ¿Ah, sí? ¿Y cuál es, si se puede saber?
— La ceniza que constantemente se le cae a usted de su cigarro y que va a parar al aceite de sus churros. Si usted supiera cuánto le gustaban sus churros con ceniza, si usted supiera...



Frantz Ferentz, 2014

Tuesday, September 16, 2014

HIJOS DE PAPEL

— Tengo unos mil quinientos libros en mi casa —dijo ella—. Ellos son mis hijos. Por eso te pido que, cuando vengas a verme, los respetes como si fueran personas.
Creí que exageraba. Sé que hay gente que vive para los libros, pero no, no exageraba. Todas las paredes de su casa estaban cubiertas de anaqueles y en todas había libros, de todos los colores y tamaños. Había libros también por el suelo en montones. Realmente, no había prácticamente espacio por la casa para moverse, pues hasta en la mesa del comedor había libros formando pequeñas torres.
Después de la cena, nos sentamos en el sofá, también rodeados por libros. Ella también tenía un gato, al que acariciaba lentamente en su regazo mientras bebía una copa de rioja. La conversación, como no podía ser de otro modo, iba de libros, hasta que, de repente, se oyó un llanto, un llanto de bebé en algún lugar remoto de la casa, quizás detrás de una pared de libros, un llanto que sonaba a despertarse en mitad de la noche y llorar implorando a la madre que viniese.
— Vaya, no sabía que tuvieras un bebé —le dije sorprendido.
Ella me sonrió mientras se levantaba del sofá y apartaba unos libros de la mesa para dejar espacio para la copa.
— Ya te lo dije.
— ¿Cómo?
— Pues eso —me explicó ella—, el que llora es un libro nuevo que compré esta mañana. El pobre aún no se ha acostumbrado a la casa y por eso llora. Ya te dije que los libros son mis hijos...


Frantz Ferentz, 2014

Saturday, August 30, 2014

LA MEDALLA POLICIAL A LA VIRGEN

La procesión echó a andar solemnemente por la calle Mayor del pueblo, con el silencio de la gente y el estruendo de tambores y trompetas. Trump, trump, tarapatrump. La alcaldesa, con mantilla y peineta, abría la procesión vestida rigurosamente de negro. Trump, trump, tarapatrump. Todo había comenzado como debía comenzar, con respeto. Trump, trump, tarapatrump. Tras ella, los agentes del orden, en uniforme de gala, portaban a hombros la estatua de la virgen. Emocionaba, sí, emocionaba mucho tanto fervor. Trump, trump, tarapatrump. Al menos, así debería, porque la alcaldesa, a su paso, oía murmullos entre las personas que se agolpaban a los lados. Trump, trump, tarapatrump. No escuchaba el silencio sepulcral que se requería. Trump, trump, tarapatrump. Algunos turistas se lanzaban como posesos a fotografiar a la virgen. Hasta que oyó decir: «La virgen tiene bigote». Trump, trump, tarapatrump. Ahí ya la alcaldesa se dio media vuelta y se fijó en la talla de la virgen que los guardias llevaban a hombros. Trump, trump, tarapatrump. Efectivamente, tenía bigote. Y entonces hizo algo que nadie, en décadas, se había atrevido a hacer. Trump, trump, tarapatrump. Detuvo la procesión. Hizo gestos a todos para que parasen. Trump, trump, ta... También la orquesta.

━ ¿Qué broma es esta? ━ preguntó la alcaldesa roja de ira.
El cabo de la guardia hizo un gesto a la talla y un agente travestido de virgen, con un hermoso y poblado bigote, se bajó del pedestal que portaban a hombros sus compañeros, saludando militarmente a la alcaldesa.
━ Verá, alcaldesa ━intentó explicar el cabo━. Resulta que como el ministro se nos ha llevado la talla de la virgen para darle una medalla al mérito policial, entendimos que el ministro había intercambiado nuestros papeles; mientras la virgen hace labores policiales, nosotros salimos en procesión. Así que echamos a suertes quién haría de virgen y le tocó a Gómez. A lo mejor teníamos que habérselo dicho antes a usted...
La alcaldesa, con aquellas explicaciones, se fue calmando. Finalmente dijo:
━ Sí, sí, deberían habérmelo dicho. Pero si es cosa del ministro, bien está, que es un líder importante de mi partido. Solo que el guardia Gómez debería haberse afeitado el bigote... Que siga la procesión.
El guardia Gómez se llevó las manos al bigote y volvió a subirse al pedestal mascullando. No iba a permitir que nadie le insinuase siquiera que tenía que deshacerse de su querido mostacho.
Trump, trump, tarapatrump.Trump, trump, tarapatrump.Trump, trump, tarapatrump.
Frantz Ferentz, 2014

Thursday, August 21, 2014

DONDE NACE LA MÚSICA ~ ON NEIX LA MÚSICA (bilingüe)


Vaig conèixer l'existència d'aquell llibre per casualitat. Algú el va mencionar a les xarxes socials, en va parlar molt bé. Em vaig sentir encuriosit i el vaig encarregar per correu. Al cap d'una setmana ja el tenia a casa. El títol era significatiu: «Els neandertals i la música». Aquella mateixa vesprada vaig començar a llegir-lo, mentre sentia els cops que els meus veïns pegaven a la paret i al terra. Segons avançava en la lectura del llibre i escoltava els sons que arribaven de l'altre costat de la paret, més convençut estava que els meus veïns eren neandertals. 

Jo sabia que el llenguatge no l'havien desenvolupat gaire, però era qüestió de tres o quatre generacions. Cada cop que em creuava amb ells, em saludaven amb crits que gairebé sonaven com paraules articulades. La criatura més intelligent que tenien a casa seva era, però, un gos. Per un moment vaig pensar que potser seria possible que, tot observant-los, es pogués descobrir l'origen de la música, no ho sé, però semblava que anaven camí de fer alguna cosa rítmica amb els cops que pegaven a la paret, semblava que cercaven una pauta, un tempo. 

Totes aquestes teories es formaven dins el meu cap mentre llegia el llibre i, al mateix temps, veia els meus veïns, l'aspecte dels quals, a més a més, era molt semblant al dels neandertals que reproduïen les imatges del llibre. No vaig poder esperar-hi més. Vaig buscar l'adreça de l'autor del llibre a internet i li vaig contar que els meus veïns eren una tribu de neandertals, que llavors podria estudiar-los in situ, perquè els neandertals havien sobreviscut.

L'autor del llibre, un holandès, em va respondre immediatament, tot entusiasmat. Em va dir que encara no podia venir a visitar-me, que certament li interessava molt tot el que contava. Em va demanar si podia jo mateix fer enregistraments i fotos dels veïns, en definitiva fer un petit dossier d'ells, i enviar-l'hi. El més difícil era allò de les fotos, però vaig aconseguir fer-ne de tots els membres de la tribu, fins i tot de la mare, que cridava pels corredors sense cap motiu i que em recordava un ximpanzé. I al cap d'uns dies, vaig enviar el dossier a l'estudiós holandès.

No va passar més d'una setmana, quan ja tenia un missatge de l'holandès. M'hi deia que havia trobat molt interessant tot el material però que li sabia greu dir-me que els meus veïns no eren neandertals, no, això hauria sigut massa sort. Em deia, però, que eren encara una espècie anterior, quelcom entre els australopitecs africans i els australopitecs sediba.

Des d'aquell dia, vaig suportar més estoicament aquella tribu que vivia a l'altre costat. Tenia davant meu milions d'anys d'història i potser arribaria a ser testimoni del naixement de la música...

&   &   &

Conocí la existencia de aquel libro por casualidad. Alguien lo mencionó en las redes sociales, hablaban muy bien de él. Me sentí curioso y lo encargué por correo. Al cabo de una semana ya lo tenía en casa. El título era significativo: «Los neandertales y la música». Esa misma tarde empecé a leerlo, mientras sentía los golpes que mis vecinos daban en la pared y en el suelo. Según avanzaba en la lectura del libro y escuchaba los sonidos que llegaban del otro lado de la pared, más convencido estaba de que mis vecinos eran neandertales. 
Yo sabía que el lenguaje no lo habían desarrollado mucho, pero era cuestión de tres o cuatro generaciones. Cada vez que me cruzaba con ellos, me saludaban con gritos que casi sonaban como palabras articuladas. La criatura más inteligente que tenían en su casa era, sin embargo, un perro. Por un momento pensé que quizás sería posible que, observándolos, se pudiera descubrir el origen de la música, no sé, pero parecía que iban camino de hacer algo rítmico con los golpes que daban en la pared, parecía que buscaban una pauta, un tempo. 
Todas estas teorías tomaban forma en mi cabeza mientras leía el libro y, al mismo tiempo, veía a mis vecinos, cuyo aspecto, además, era muy parecido al de los neandertales que reproducían las imágenes del libro. No pude esperar más. Busqué la dirección del autor del libro por internet y le conté que mis vecinos eran una tribu de neandertales, que entonces él podría estudiarlos in situ, porque los neandertales habían sobrevivido. 
El autor del libro, un holandés, me respondió inmediatamente, todo entusiasmado. Me dijo que aún no podía venir a visitarme, que ciertamente le interesaba mucho todo lo que contaba. Me pidió si podía yo mismo hacer grabaciones y fotos de los vecinos, en definitiva hacer un pequeño dosier sobre ellos y enviárselo. Lo más difícil era lo de las fotos, pero conseguí hacerlas de todos los miembros de la tribu, incluso de la madre, que gritaba por los pasillos sin motivo y que me recordaba a un chimpancé. Y al cabo de unos días, envié el dosier al estudioso holandés. 
No pasó ni una semana, cuando ya tenía un mensaje del holandés. Me decía que había encontrado muy interesante todo el material pero que lamentaba decirme que mis vecinos no eran neandertales, no, eso habría sido demasiada suerte. Me decía, sin embargo, que eran todavía una especie anterior, algo entre los australopitecos africanos y los australopitecos sediba. 
Desde aquel día, soporté más estoicamente a aquella tribu que vivía al otro lado de mi pared. Tenía ante mí millones de años de historia y tal vez llegaría a ser testigo del nacimiento de la música...




Frantz Ferentz, 2014
i amb tot el meu agraïment a en Josep Micó
 per la seva revisió lingüística en català

Tuesday, August 19, 2014

LA IMPORTANCIA DE SABER INGLÉS

Olga Benešová llevaba leídos millares de códigos de barras de productos de toda clase desde que había comenzado a trabajar en los Almacenes Stanina, nueve años atrás. Conocía todas las marcas comerciales y precios del establecimiento de memoria. Cobraba diligentemente, sonreía a los clientes cuando se acordaba y hacía de su vida un tecleo constante de códigos o de lecturas ópticas de códigos de barras.
Por eso, Olga Benešová no entendió aquel «I love you. Will you marry me?» que apareció en el visor de la caja registradora tras pasar el código de barras de un pañuelo de seda, objeto que no tenía constancia que vendieran en los almacenes. No era un código registrado y no tenía ningún precio. El joven que pretendía pagarlo, un tipo solitario que venía todos los días a los almacenes, pero que rara vez compraba algo, se la quedó mirando con una sonrisa. Ella, que no sabía inglés, que solo entendía de códigos de barras de productos, se limitó a decirle: 
━ Código erróneo. Pruebe en otra caja.

Frantz Ferentz, 2014

DEFINIENDO A TU PAREJA


A Palomichu

Paloma buscó la definición en el diccionario del término que le rondaba la cabeza. Decía así: «Ameba: ser vivo unicelular, del reino protista, sin forma definida, que se alimenta por fagocitosis, de tamaño variable y que se desplaza por seudópodos».
Paco, extendido a lo largo del sofá, le preguntó:
━ ¿Qué haces?
━ Leer una definición en el diccionario...
Y a continuación miró a Paco y vio que él era también un ser vivo unicelular ━sí, todo él era una celula━, quizás del reino protista o del reino de Yavé, eso era igual, sin forma definida aunque ocupando todo el sofá, que bebía cerveza por fagocitosis, de tamaño variable en función de donde se tumbara, y que solo se desplazaba de un sofá a otro, siempre a rastras, con sus seudopiés.
━ ¿Una definición de qué? ━quiso saber Paco.
━ De ti, cariño, de ti...

Frantz Ferentz, 2014

Monday, August 18, 2014

DE PROFESIÓN, INTÉRPRETE DE ENTRAÑAS


━ La mía es una profesión muy complicada.
━ ¿A qué se dedica?
━ Bueno, para ser exactos, abro los cuerpos y analizo las entrañas, cuidadosamente, atentamente. Es algo muy delicado y que requiere una gran pericia porque solo dispongo de mis ojos y mi conocimiento.
━ Ah, entiendo, hace usted vudú.
━ No me sea necio.
━ Perdone, entonces es usted una especie de cirujano.
━ Mire que es usted ignorante. Soy crítico de poesía, que no se entera, hombre...


Frantz Ferentz, 2014

EL RATONCITO DE LOS DIENTES Y EL CAPITALISMO FEROZ


━ ¡Mamá, se me ha caído un diente!
━ Eso es genial, cariño.
━ ¿Ah, sí? Pues no entiendo.
━ Sí, verás, por cada diente que se te cae, el ratoncito de los dientes te trae una moneda. Además, enseguida te va a salir un diente nuevo.
━ ¿Entonces me puedo arrancar dos dientes más?
━ No, cariño, porque el ratoncito no es muy rico y solo puede dejarte una moneda de cada vez...
━ Ah...
Diez minutos más tarde, la abuela entraba en la cocina dando gritos:
━ ¿Se puede saber quién coño ha tirado mi dentadura postiza al váter?


Frantz Ferentz, 2014

Tuesday, August 12, 2014

EL DON

━ Bienvenido a la escuela de magia. ¿Cómo te llamas?
━ Philip
━ ¿Y tienes algún don?
━ Sí, que hago olvidar a las personas los diez últimos segundos con solo batir palmas.
━ Venga, no seas presuntuoso...
¡Plas! ¡Plas!
━ Bienvenido a la escuela de magia. ¿Cómo te llamas?
━ Philip
━ ¿Y tienes algún don?
━ Sí, que hago olvidar a las personas los diez últimos segundos con solo batir palmas.
━ Anda, nos digas tonterías...
¡Plas! ¡Plas!
━ Bienvenido a la escuela de magia. ¿Cómo te llamas?
━ Philip
━ ¿Y tienes algún don?
━ Sí, que hago olvidar a las personas los diez últimos segundos con solo batir palmas.
━ No me hagas reír...
¡Plas! ¡Plas!
━ Bienvenido a la escuela de magia. ¿Cómo te llamas?
━ Philip
━ ¿Y tienes algún don?

Frantz Ferentz, 2014

Saturday, August 09, 2014

CÓMO BLOQUEAR GENTE EN LA VIDA REAL


No pude evitarlo... En cuanto él apareció por la esquina, me di cuenta de que todos mis esfuerzos por bloquearlo en las redes sociales por medio del móvil, en todos mis perfiles, no servían en el mundo real. El caso es que él estaba allí, caminando por la calle, en dirección a mí, mientras yo me tomaba mi caña fresquita tranquilamente en la terracita. No había móvil que impidiera aquello, pero reconozco que soy una adicta a este aparato y que entonces no concebía que fuera del móvil hubiese modo de bloquearlo a él. Por eso, cuando estuvo a mi altura, yo, toda obnubilada, me levanté, me abalancé sobre él y le hice tragar mi móvil... Lo siento, pensé que así lo bloquearía de una vez para siempre, que el móvil también lo bloquearía en la vida real. Y sí que funcionó, aunque insisto en que no fue un acto premeditado, fue algo impulsivo, yo nunca habría pensado que la batería de litio le envenenaría la sangre... No obstante, lo importante es que ahora sí, él ya está para siempre bloqueado... y todo gracias al móvil.

Frantz Ferentz, 2014

Wednesday, August 06, 2014

DE MASCOTAS Y DUEÑOS


Fiona se quedó un momento con la taza de café en los labios. Luego la separó unos centímetros y comentó con Fabiola:
━ ¿Has oído alguna vez esa teoría de que los perros se acaban pareciendo a sus amos?
Fabiola dio un sorbo sonoro a su té rojo y respondió:
━ Sí, pero me parece una solemne estupidez...
Fiona siguió mirando la escena frente a ella, al otro lado del ventanal de la cafetería, donde una mujer sentada en un banco fumaba y expulsaba el humo de su cigarro con absoluta impericia al lado de su perra sin hocico que también fumaba, pero el animal tenía mucho más arte en exhalar el humo, porque conseguía hacer aros, mientras que su ama no.
━ Tienes razón... Es una estupidez ━comentó Fiona después de dar por fin el sorbo al café.

Frantz Ferentz, 2014