Saturday, April 26, 2014

EL FARERO


━ Me han ofrecido un empleo de farero en una isla a 4.300 kilómetros de aquí ━anunció él aparentemente tranquilo nada más atravesar el umbral de la cocina.
Ella dejó la taza de menta-poleo en la mesa y lo miró como lo miraba siempre que él anunciaba algo en tono aparentemente anodino pero que podría afectar al resto de su vida.
━ Ahora me dirás ━comentó ella━ que por culpa de la crisis es lo único que te ha salido para trabajar.
━ Sí.
Ella lo conocía bien. Por eso, sonriendo, le dijo:
━ Si no te conociera, diría que, aunque es cierto que no has encontrado más trabajo que ese, también resulta la ocasión perfecta para aislarte del mundo y poder escribir tranquilamente tu saga de novelas sin que nadie te moleste.
Él sonrió. Claro que ella lo conocía, pero él a ella también. Por eso, omitió decirle que aquella isla sería uno de los pocos lugares del planeta que no resultarían cubiertos de cenizas cuando el asteroide que se avecinaba hacia la Tierra se estampase contra la corteza terrestre. Si se lo dijera, ella no lo creería, pensaría que eran fantasías suyas de novelista. Por eso, dejó estar así las cosas y esperó que ella no pusiera pegas a irse con él de farero a una isla. Al fin y al cabo, tendrían que repoblar el planeta. Pero esa... esa sería una sorpresa y qué es la vida sin sorpresas. Pero las sorpresas no se cuentan con antelación, porque entonces ya no serían sorpresas.

Frantz Ferentz, 2014 

Friday, April 25, 2014

ENDULZANDO EL SEXO CON CASTIDAD

La pía Aurora se sentía muy avergonzada confesando ciertas cosas. Le preocupaba sobremanera saber si el sexo oral, la felación, como le decían finamente, no sería pecado. Se armó de valor y se lo preguntó a su confesor, el buen sacerdote que conocía su vida mejor que ella misma. Ante sus dudas, el buen confesor, el padre Borja de la Cruz, gran fumador de puros, le dijo:
━ Querida hija, el sexo oral no es pecado, si se hace pensando en Jesús.
La pía Aurora se quedó más tranquila, aunque seguía con ganas de preguntar algo más, si no sería pecado, al menos de gula, echarle nata montada al pene de su marido cuando se lo chupaba, porque ella era capaz de hacerlo pensando en Jesús y saborear la nata al mismo tiempo, y es que sin la nata, el pene de su marido era intragable...

Frantz Ferentz, 2014

Tuesday, April 22, 2014

EL AMOR (LLÁMESELE ZOOFILIA) ES CIEGO

━ ¿No conocen esa teoría de que los dueños de los perros y sus mascotas acaban pareciéndose al cabo de los años?
Tal pregunta, venida de cualquier otra persona, daría para discutir e, incluso, bromear, pero, venida de la jefa, no daba lugar a réplicas. Solo se podía decir que sí, máxime cuando la jefa aparecía en una foto con su mascota, ambas sonriendo.
━ ¿Qué? ¿Nos parecemos o no mi perrita y yo? Si hasta las dos sonreímos igual ━insistió la jefa.
Los dos empleados asintieron sin dudar. Ninguno de ellos tenía el coraje de replicar a su jefa y menos aún decirle que su mascota no era una perrita, sino una hiena, y el hecho de que el animal sonriera no tenía nada de extraño, porque seguro que sonreía siempre y a veces hasta se reía sin motivo aparente.

Frantz Ferentz, 2014

Monday, April 14, 2014

TODO ES UNA CUESTIÓN DE SEXO

━ Ha contraído usted la sífilis ━concluyó el doctor dejando el informe en la mesa ante sí.
El paciente, justo enfrente, se lo quedó mirando, sin dar crédito.
━ No es posible... ━masculló el enfermo intentando liberar la presión del alzacuellos en su cuello.
━ A ver ━siguió el médico━. El hecho de que usted sea un cura no quita que tenga relaciones sexuales con mujeres.
━ Esto, verá ━el enfermo ya se quitó directamente el alzacuellos y se desabrochó el primer botón de la camisa, pues la presión le resultaba insoportable━, yo... la verdad... lo cierto es que todas mis relaciones sexuales son fantasías. Si le soy sincero, cada día tengo una fantasía sexual nueva con una mujer distinta.
━ Entiendo ━, pero, dígame, ¿a que no usa condón en sus fantasías?


Frantz Ferentz, 2014

Saturday, April 12, 2014

EL MATRIMONIO HA DE SER LA UNIÓN ENTRE SERES DE DISTINTO SEXO... AMÉN


━ Porque no se puede llamar matrimonio a la unión de dos seres sin más. El matrimonio es la unión de dos seres que se complementan, no de dos hombres, o de dos mujeres, o incluso... ━y ahí el obispo se quedó mirando al auditorio de adolescentes procedentes de todos los colegios religiosos de la zona━ de un hombre con un perro.

Sonaron tímidos aplausos. El obispo tomó un sorbo de agua. Sí, señor, el matrimonio era algo muy serio. Por eso él respetaba el valor religioso del matrimonio, nada de seres del mismo sexo. Él nunca se casaría con un perro, pero sí lo haría con su perra, Remedios, pues ella era una hembra y él un macho. Pero el voto de castidad se lo impedía... 
━ Ay, Remedios, cuánto me excitas... ━pensó él recordando los lametones de ella, al tiempo que volvía a tomar el micro.

Frantz Ferentz, 2014

Tuesday, April 08, 2014

COMER O BEBER, HE AHÍ EL DILEMA

Palmira y sus amigas enseguida repararon en el borracho que consumía cerveza en la barra, tristemente sentado en un taburete. Estaba segura que aquel infeliz les daría motivos para divertirse un rato aquella noche de sábado.
━ Le gusta la cerveza, ¿no? ━preguntó Palmira al borracho.
━ Más que nada en este mundo ━respondió el infeliz, lo cual enseguida desató las risas por lo bajo de Palmira y sus amigas, que ya habían comenzado a hacer un círculo alrededor de él.
━ Eso es porque usted aún no me ha probado a mí ━se insinuó Palmira, abriéndose aún más el escote.
El borracho la miró triste. Luego le dijo:
━ Señorita, a usted no puedo bebérmela, solo podría comérmela.
La risa de las amigas fue ya abierta, sin tapujos. Palmira se sintió animada para seguir con la burla.
━ Bueno ━prosiguió ella━, ¿y por qué no me prueba?
Él dio un sorbo prolongado a su jarra, mientras las mujeres esperaban su respuesta, respuesta de borracho. Con los labios rodeados de espuma, él la miró todo serio y le dijo:
━ No creo que pueda...
━ ¿Acaso no me encuentra sabrosa?
Nuevas carcajadas. Él, sin inmutarse, le respondió tras un leve eructo:
━ No, no es eso. Es simplemente que soy vegetariano...

Frantz Ferentz, 2014

Tuesday, April 01, 2014

ENSIMISMARSE Y DESENSIMISMARSE


Cuando conseguí salir de mi ensimismamiento para volver a la realidad, me encontré que estaba al principio de la calle Fuencarral, casi en la esquina con la Gran Vía. Supuse que la habría recorrido entera, como mínimo desde la glorieta de Bilbao. Llovía suavemente, pero yo llevaba un paraguas, bastante viejo, aunque en buen estado. Seguí por Montera en dirección a Sol. La lluvia no impedía a las tristes putas sujetar paredes con los tacones o con las nalgas. Un camión de bomberos subió con las sirenas puestas por la calle en dirección a Gran Vía. No había incendio alguno, quizás era tan solo un simulacro, o ganas de matar la tarde del sábado. Todos nos apartamos. Llegué a Sol. Allí era donde iba a coger el tren. Al llegar a la boca de acceso al tren y el metro, entre la calle de Alcalá y la Carrera de San Jerónimo, sentí cómo la gente se aglomeraba bajo cubierto, nadie había previsto la lluvia, nadie quería mojarse y, por tanto, salir fuera de aquellos escasos cinco metros cuadrados a resguardo. No podía acceder. Me abrí paso como pude. En la entrada un joven negro vendía paraguas a cinco euros, pero solo gritaba: «ombrela, ombrela, ombrela». Sonreí pensando en aquel precioso híbrido de italiano ombrello e inglés umbrella, pero que resultaría incomprensible al monolingüe español. Accedí al tren. Avisaron la salida del mío a Aranjuez en un minuto. Corrí como un desesperado saltándome los escalones de dos en dos, hasta que conseguí aposentarme en un asiento mirando al frente, como a mí me gusta. No pude evitarlo, en cuanto se me pasó el estrés, volví a ensimismarme, mecido por el movimiento casi de cuna del tren corriendo por los raíles... De repente, justo antes de ensimismarme, noto que alguien intenta robarme el móvil. Pero yo no tengo móvil. No tengo nada, aunque sí tengo miedo de que, mientras esté ensimismado, alguien me robe el cuerpo y entonces no sé cuánto tardaría en darme cuenta, porque tampoco sé cuánto tardaría en desensimismarme y no sé cómo resultaría desensimismarme sin el cuerpo... Me da miedo pensarlo, por eso, mejor me ensimismo.

Frantz Ferentz, 2014