Thursday, June 19, 2014

ORGULLO DE CASTA

José Antonio Puerta de Hierro contemplaba orgulloso a su hijo José Francisco Puerta de Hierro. Se emocionaba al verlo tomar posesión, a sus veintidós años, del cargo de concejal de la capital por el Partido Conservador. La saga familiar de políticos de derecha se mantendría una generación más en el candelero del poder gracias aquel joven inteligente, sagaz y sin escrúpulos, como su padre, su abuelo y antes su bisabuelo. 
━ Ya veo que te emociona ver a tu hijo seguir tus pasos ━le comentó entre susurros una compañera suya en el Partido Conservador.
━ Sí ━respondió Puerta de Hierro padre también entre susurros━, y he de reconocer que incluso ya en algunas cosas me ha superado como gestor político.
━ ¿Ah, sí? ¿En qué?
━ Pues mira, todos hemos aprendido a limpiarnos el culo con las cartas de los ciudadanos, pero mi hijo es capaz de hacerlo con los correos electrónicos que le envían...

Frantz Ferentz, 2014

Monday, June 16, 2014

EL SUICIDA DE LA M-30

Me encontré al joven sobre el borde del puente sobre la M-30 a primera hora de la mañana, dispuesto a lanzarse sobre la autopista, para morir a causa de la caída y del posterior atropello. Me dio pena. Me acerqué a él lentamente. Le puse una mano en el hombro, intentando ser lo más suave posible para no asustarlo, y le pregunté:
━ ¿Por qué?
Él me miró con sus inmensos ojos tristes. Luego me dijo:
━ No he triunfado como poeta. He escrito los versos más tristes y bellos que se pueden escribir...
Me sonó muy de Neruda, pero no era cuestión de discutir con él. Tenía que convencerlo de que la vida era bella, como si yo fuese Begnini.
━ Nunca es tarde ━probé a decir.
Él volvió a mirarme, allí sentado, al borde del precipicio, y me dijo:
━ Si me suicido, se fijarán en mí. Leerán mi poesía con interés. Entenderán que el verso era mi savia...
━ Puede ser que durante un cierto periodo, alguien te hiciera caso, pero probablemente al cabo de un tiempo, creo que breve, volverían a ignorarte ━le comenté en tono realista, es decir, maternal━. En tal caso, ¿qué harías?
Él se quedó mirándome pensativo y al cabo de un rato me dijo con un esbozo de sonrisa:
━ Sencillo, si eso sucediera, volvería a suicidarme...


Frantz Ferentz, 2014

Saturday, June 14, 2014

PASIÓN GUERRILLERA

Desde muy joven, Mar había estado enamorada del guerrillero famoso y misterioso encapuchado, que siempre fumaba en pipa y que encarnaba todos sus ideales y alguno más. Hasta aquel día en que finalmente acudió a conocerlo en persona al otro lado del Océano. En la capital rebelde se encontró con aquel encapuchado fumando en pipa. Sin dudarlo compartió cama con él en mitad de la selva. Sintió que sería el momento más importante de su vida, tanto que ni quiso tomar medidas anticonceptivas, por si acaso.
Y cuando él la besó, ella sintió que besaba un cenicero. Aquel hedor del tabaco alcanzó su centro más íntimo, pero aguantó, aguantó el asco por sus ideales.
Al día siguiente, al levantarse, él ya no estaba, se había marchado antes de amanecer. Pero de repente a Mar le asaltó la duda: si nadie sabía con certeza la identidad del guerrillero encapuchado, ¿con quién había hecho el amor realmente aquella anoche? 

Frantz Ferentz, 2014