Monday, June 16, 2014

EL SUICIDA DE LA M-30

Me encontré al joven sobre el borde del puente sobre la M-30 a primera hora de la mañana, dispuesto a lanzarse sobre la autopista, para morir a causa de la caída y del posterior atropello. Me dio pena. Me acerqué a él lentamente. Le puse una mano en el hombro, intentando ser lo más suave posible para no asustarlo, y le pregunté:
━ ¿Por qué?
Él me miró con sus inmensos ojos tristes. Luego me dijo:
━ No he triunfado como poeta. He escrito los versos más tristes y bellos que se pueden escribir...
Me sonó muy de Neruda, pero no era cuestión de discutir con él. Tenía que convencerlo de que la vida era bella, como si yo fuese Begnini.
━ Nunca es tarde ━probé a decir.
Él volvió a mirarme, allí sentado, al borde del precipicio, y me dijo:
━ Si me suicido, se fijarán en mí. Leerán mi poesía con interés. Entenderán que el verso era mi savia...
━ Puede ser que durante un cierto periodo, alguien te hiciera caso, pero probablemente al cabo de un tiempo, creo que breve, volverían a ignorarte ━le comenté en tono realista, es decir, maternal━. En tal caso, ¿qué harías?
Él se quedó mirándome pensativo y al cabo de un rato me dijo con un esbozo de sonrisa:
━ Sencillo, si eso sucediera, volvería a suicidarme...


Frantz Ferentz, 2014

No comments: