Saturday, August 30, 2014

LA MEDALLA POLICIAL A LA VIRGEN

La procesión echó a andar solemnemente por la calle Mayor del pueblo, con el silencio de la gente y el estruendo de tambores y trompetas. Trump, trump, tarapatrump. La alcaldesa, con mantilla y peineta, abría la procesión vestida rigurosamente de negro. Trump, trump, tarapatrump. Todo había comenzado como debía comenzar, con respeto. Trump, trump, tarapatrump. Tras ella, los agentes del orden, en uniforme de gala, portaban a hombros la estatua de la virgen. Emocionaba, sí, emocionaba mucho tanto fervor. Trump, trump, tarapatrump. Al menos, así debería, porque la alcaldesa, a su paso, oía murmullos entre las personas que se agolpaban a los lados. Trump, trump, tarapatrump. No escuchaba el silencio sepulcral que se requería. Trump, trump, tarapatrump. Algunos turistas se lanzaban como posesos a fotografiar a la virgen. Hasta que oyó decir: «La virgen tiene bigote». Trump, trump, tarapatrump. Ahí ya la alcaldesa se dio media vuelta y se fijó en la talla de la virgen que los guardias llevaban a hombros. Trump, trump, tarapatrump. Efectivamente, tenía bigote. Y entonces hizo algo que nadie, en décadas, se había atrevido a hacer. Trump, trump, tarapatrump. Detuvo la procesión. Hizo gestos a todos para que parasen. Trump, trump, ta... También la orquesta.

━ ¿Qué broma es esta? ━ preguntó la alcaldesa roja de ira.
El cabo de la guardia hizo un gesto a la talla y un agente travestido de virgen, con un hermoso y poblado bigote, se bajó del pedestal que portaban a hombros sus compañeros, saludando militarmente a la alcaldesa.
━ Verá, alcaldesa ━intentó explicar el cabo━. Resulta que como el ministro se nos ha llevado la talla de la virgen para darle una medalla al mérito policial, entendimos que el ministro había intercambiado nuestros papeles; mientras la virgen hace labores policiales, nosotros salimos en procesión. Así que echamos a suertes quién haría de virgen y le tocó a Gómez. A lo mejor teníamos que habérselo dicho antes a usted...
La alcaldesa, con aquellas explicaciones, se fue calmando. Finalmente dijo:
━ Sí, sí, deberían habérmelo dicho. Pero si es cosa del ministro, bien está, que es un líder importante de mi partido. Solo que el guardia Gómez debería haberse afeitado el bigote... Que siga la procesión.
El guardia Gómez se llevó las manos al bigote y volvió a subirse al pedestal mascullando. No iba a permitir que nadie le insinuase siquiera que tenía que deshacerse de su querido mostacho.
Trump, trump, tarapatrump.Trump, trump, tarapatrump.Trump, trump, tarapatrump.
Frantz Ferentz, 2014

Thursday, August 21, 2014

DONDE NACE LA MÚSICA ~ ON NEIX LA MÚSICA (bilingüe)


Vaig conèixer l'existència d'aquell llibre per casualitat. Algú el va mencionar a les xarxes socials, en va parlar molt bé. Em vaig sentir encuriosit i el vaig encarregar per correu. Al cap d'una setmana ja el tenia a casa. El títol era significatiu: «Els neandertals i la música». Aquella mateixa vesprada vaig començar a llegir-lo, mentre sentia els cops que els meus veïns pegaven a la paret i al terra. Segons avançava en la lectura del llibre i escoltava els sons que arribaven de l'altre costat de la paret, més convençut estava que els meus veïns eren neandertals. 

Jo sabia que el llenguatge no l'havien desenvolupat gaire, però era qüestió de tres o quatre generacions. Cada cop que em creuava amb ells, em saludaven amb crits que gairebé sonaven com paraules articulades. La criatura més intelligent que tenien a casa seva era, però, un gos. Per un moment vaig pensar que potser seria possible que, tot observant-los, es pogués descobrir l'origen de la música, no ho sé, però semblava que anaven camí de fer alguna cosa rítmica amb els cops que pegaven a la paret, semblava que cercaven una pauta, un tempo. 

Totes aquestes teories es formaven dins el meu cap mentre llegia el llibre i, al mateix temps, veia els meus veïns, l'aspecte dels quals, a més a més, era molt semblant al dels neandertals que reproduïen les imatges del llibre. No vaig poder esperar-hi més. Vaig buscar l'adreça de l'autor del llibre a internet i li vaig contar que els meus veïns eren una tribu de neandertals, que llavors podria estudiar-los in situ, perquè els neandertals havien sobreviscut.

L'autor del llibre, un holandès, em va respondre immediatament, tot entusiasmat. Em va dir que encara no podia venir a visitar-me, que certament li interessava molt tot el que contava. Em va demanar si podia jo mateix fer enregistraments i fotos dels veïns, en definitiva fer un petit dossier d'ells, i enviar-l'hi. El més difícil era allò de les fotos, però vaig aconseguir fer-ne de tots els membres de la tribu, fins i tot de la mare, que cridava pels corredors sense cap motiu i que em recordava un ximpanzé. I al cap d'uns dies, vaig enviar el dossier a l'estudiós holandès.

No va passar més d'una setmana, quan ja tenia un missatge de l'holandès. M'hi deia que havia trobat molt interessant tot el material però que li sabia greu dir-me que els meus veïns no eren neandertals, no, això hauria sigut massa sort. Em deia, però, que eren encara una espècie anterior, quelcom entre els australopitecs africans i els australopitecs sediba.

Des d'aquell dia, vaig suportar més estoicament aquella tribu que vivia a l'altre costat. Tenia davant meu milions d'anys d'història i potser arribaria a ser testimoni del naixement de la música...

&   &   &

Conocí la existencia de aquel libro por casualidad. Alguien lo mencionó en las redes sociales, hablaban muy bien de él. Me sentí curioso y lo encargué por correo. Al cabo de una semana ya lo tenía en casa. El título era significativo: «Los neandertales y la música». Esa misma tarde empecé a leerlo, mientras sentía los golpes que mis vecinos daban en la pared y en el suelo. Según avanzaba en la lectura del libro y escuchaba los sonidos que llegaban del otro lado de la pared, más convencido estaba de que mis vecinos eran neandertales. 
Yo sabía que el lenguaje no lo habían desarrollado mucho, pero era cuestión de tres o cuatro generaciones. Cada vez que me cruzaba con ellos, me saludaban con gritos que casi sonaban como palabras articuladas. La criatura más inteligente que tenían en su casa era, sin embargo, un perro. Por un momento pensé que quizás sería posible que, observándolos, se pudiera descubrir el origen de la música, no sé, pero parecía que iban camino de hacer algo rítmico con los golpes que daban en la pared, parecía que buscaban una pauta, un tempo. 
Todas estas teorías tomaban forma en mi cabeza mientras leía el libro y, al mismo tiempo, veía a mis vecinos, cuyo aspecto, además, era muy parecido al de los neandertales que reproducían las imágenes del libro. No pude esperar más. Busqué la dirección del autor del libro por internet y le conté que mis vecinos eran una tribu de neandertales, que entonces él podría estudiarlos in situ, porque los neandertales habían sobrevivido. 
El autor del libro, un holandés, me respondió inmediatamente, todo entusiasmado. Me dijo que aún no podía venir a visitarme, que ciertamente le interesaba mucho todo lo que contaba. Me pidió si podía yo mismo hacer grabaciones y fotos de los vecinos, en definitiva hacer un pequeño dosier sobre ellos y enviárselo. Lo más difícil era lo de las fotos, pero conseguí hacerlas de todos los miembros de la tribu, incluso de la madre, que gritaba por los pasillos sin motivo y que me recordaba a un chimpancé. Y al cabo de unos días, envié el dosier al estudioso holandés. 
No pasó ni una semana, cuando ya tenía un mensaje del holandés. Me decía que había encontrado muy interesante todo el material pero que lamentaba decirme que mis vecinos no eran neandertales, no, eso habría sido demasiada suerte. Me decía, sin embargo, que eran todavía una especie anterior, algo entre los australopitecos africanos y los australopitecos sediba. 
Desde aquel día, soporté más estoicamente a aquella tribu que vivía al otro lado de mi pared. Tenía ante mí millones de años de historia y tal vez llegaría a ser testigo del nacimiento de la música...




Frantz Ferentz, 2014
i amb tot el meu agraïment a en Josep Micó
 per la seva revisió lingüística en català

Tuesday, August 19, 2014

LA IMPORTANCIA DE SABER INGLÉS

Olga Benešová llevaba leídos millares de códigos de barras de productos de toda clase desde que había comenzado a trabajar en los Almacenes Stanina, nueve años atrás. Conocía todas las marcas comerciales y precios del establecimiento de memoria. Cobraba diligentemente, sonreía a los clientes cuando se acordaba y hacía de su vida un tecleo constante de códigos o de lecturas ópticas de códigos de barras.
Por eso, Olga Benešová no entendió aquel «I love you. Will you marry me?» que apareció en el visor de la caja registradora tras pasar el código de barras de un pañuelo de seda, objeto que no tenía constancia que vendieran en los almacenes. No era un código registrado y no tenía ningún precio. El joven que pretendía pagarlo, un tipo solitario que venía todos los días a los almacenes, pero que rara vez compraba algo, se la quedó mirando con una sonrisa. Ella, que no sabía inglés, que solo entendía de códigos de barras de productos, se limitó a decirle: 
━ Código erróneo. Pruebe en otra caja.

Frantz Ferentz, 2014

DEFINIENDO A TU PAREJA


A Palomichu

Paloma buscó la definición en el diccionario del término que le rondaba la cabeza. Decía así: «Ameba: ser vivo unicelular, del reino protista, sin forma definida, que se alimenta por fagocitosis, de tamaño variable y que se desplaza por seudópodos».
Paco, extendido a lo largo del sofá, le preguntó:
━ ¿Qué haces?
━ Leer una definición en el diccionario...
Y a continuación miró a Paco y vio que él era también un ser vivo unicelular ━sí, todo él era una celula━, quizás del reino protista o del reino de Yavé, eso era igual, sin forma definida aunque ocupando todo el sofá, que bebía cerveza por fagocitosis, de tamaño variable en función de donde se tumbara, y que solo se desplazaba de un sofá a otro, siempre a rastras, con sus seudopiés.
━ ¿Una definición de qué? ━quiso saber Paco.
━ De ti, cariño, de ti...

Frantz Ferentz, 2014

Monday, August 18, 2014

DE PROFESIÓN, INTÉRPRETE DE ENTRAÑAS


━ La mía es una profesión muy complicada.
━ ¿A qué se dedica?
━ Bueno, para ser exactos, abro los cuerpos y analizo las entrañas, cuidadosamente, atentamente. Es algo muy delicado y que requiere una gran pericia porque solo dispongo de mis ojos y mi conocimiento.
━ Ah, entiendo, hace usted vudú.
━ No me sea necio.
━ Perdone, entonces es usted una especie de cirujano.
━ Mire que es usted ignorante. Soy crítico de poesía, que no se entera, hombre...


Frantz Ferentz, 2014

EL RATONCITO DE LOS DIENTES Y EL CAPITALISMO FEROZ


━ ¡Mamá, se me ha caído un diente!
━ Eso es genial, cariño.
━ ¿Ah, sí? Pues no entiendo.
━ Sí, verás, por cada diente que se te cae, el ratoncito de los dientes te trae una moneda. Además, enseguida te va a salir un diente nuevo.
━ ¿Entonces me puedo arrancar dos dientes más?
━ No, cariño, porque el ratoncito no es muy rico y solo puede dejarte una moneda de cada vez...
━ Ah...
Diez minutos más tarde, la abuela entraba en la cocina dando gritos:
━ ¿Se puede saber quién coño ha tirado mi dentadura postiza al váter?


Frantz Ferentz, 2014

Tuesday, August 12, 2014

EL DON

━ Bienvenido a la escuela de magia. ¿Cómo te llamas?
━ Philip
━ ¿Y tienes algún don?
━ Sí, que hago olvidar a las personas los diez últimos segundos con solo batir palmas.
━ Venga, no seas presuntuoso...
¡Plas! ¡Plas!
━ Bienvenido a la escuela de magia. ¿Cómo te llamas?
━ Philip
━ ¿Y tienes algún don?
━ Sí, que hago olvidar a las personas los diez últimos segundos con solo batir palmas.
━ Anda, nos digas tonterías...
¡Plas! ¡Plas!
━ Bienvenido a la escuela de magia. ¿Cómo te llamas?
━ Philip
━ ¿Y tienes algún don?
━ Sí, que hago olvidar a las personas los diez últimos segundos con solo batir palmas.
━ No me hagas reír...
¡Plas! ¡Plas!
━ Bienvenido a la escuela de magia. ¿Cómo te llamas?
━ Philip
━ ¿Y tienes algún don?

Frantz Ferentz, 2014

Saturday, August 09, 2014

CÓMO BLOQUEAR GENTE EN LA VIDA REAL


No pude evitarlo... En cuanto él apareció por la esquina, me di cuenta de que todos mis esfuerzos por bloquearlo en las redes sociales por medio del móvil, en todos mis perfiles, no servían en el mundo real. El caso es que él estaba allí, caminando por la calle, en dirección a mí, mientras yo me tomaba mi caña fresquita tranquilamente en la terracita. No había móvil que impidiera aquello, pero reconozco que soy una adicta a este aparato y que entonces no concebía que fuera del móvil hubiese modo de bloquearlo a él. Por eso, cuando estuvo a mi altura, yo, toda obnubilada, me levanté, me abalancé sobre él y le hice tragar mi móvil... Lo siento, pensé que así lo bloquearía de una vez para siempre, que el móvil también lo bloquearía en la vida real. Y sí que funcionó, aunque insisto en que no fue un acto premeditado, fue algo impulsivo, yo nunca habría pensado que la batería de litio le envenenaría la sangre... No obstante, lo importante es que ahora sí, él ya está para siempre bloqueado... y todo gracias al móvil.

Frantz Ferentz, 2014

Wednesday, August 06, 2014

DE MASCOTAS Y DUEÑOS


Fiona se quedó un momento con la taza de café en los labios. Luego la separó unos centímetros y comentó con Fabiola:
━ ¿Has oído alguna vez esa teoría de que los perros se acaban pareciendo a sus amos?
Fabiola dio un sorbo sonoro a su té rojo y respondió:
━ Sí, pero me parece una solemne estupidez...
Fiona siguió mirando la escena frente a ella, al otro lado del ventanal de la cafetería, donde una mujer sentada en un banco fumaba y expulsaba el humo de su cigarro con absoluta impericia al lado de su perra sin hocico que también fumaba, pero el animal tenía mucho más arte en exhalar el humo, porque conseguía hacer aros, mientras que su ama no.
━ Tienes razón... Es una estupidez ━comentó Fiona después de dar por fin el sorbo al café.

Frantz Ferentz, 2014