Friday, October 17, 2014

CONSEJOS DE VIEJO PROFESOR

Aquella había sido su primera tesis de máster. La experiencia de participar como miembro del jurado de aquella tesis sobre la comunicación entre saltamontes a través de los élitros pensó que lo impulsaría en su carrera universitaria. Quiso ser serio y dijo que aquella tesis de máster era indigna, que había leído trabajos de alumnos de bachillerato que eran mejor que aquella tesis y que, en su modesta opinión, aquella tesis de máster había que suspenderla. Pero al catedrático no le gustó aquel juicio de valor, según él, sonaba a prepotente. Se temió lo peor cuando el catedrático le dijo «Tú tienes mucho que aprender todavía». Era evidente que tenía que aprender sobre jerarquías y que las tesis no se juzgaban por quién las escribía, sino por quién las dirigía. Por eso, cuando estuvo de vuelta en su despacho, mientras sostenía entre sus manos aquella copia de la tesis de máster que tan mal rato le había hecho pasar, se acordó de las palabras de su auténtico profesor durante sus estudios en la carrera, cuando siempre le repetía: «Siempre quédate con lo mejor». Se quedó pensativo. Sí, aquel trabajo tenía algo bueno. Sacó las hojas de la funda de plástico y se quedó en la mano con la carpeta con una pinza lateral que sujetaba las hojas. A continuación tiró los 30 folios del trabajo al contenedor de papel y guardó la carpeta en la mesa del despacho. Sí, se había quedado con lo mejor de aquel trabajo. Qué sabio era aquel profesor suyo, qué sabio.


Frantz Ferentz, 2014

No comments: