Sunday, November 30, 2014

EL MUCHACHO QUE FUSILABA LA ORTOGRAFÍA


━ Padre, me acuso de ser un asesino de la ortografía...
━ ¿Pero qué estás diciendo?
━ Mi profesora dice que fusilo la ortografía, que si la ortografía pasase solo por mis manos, ya se habría extinguido.
━ Exagerada... Anda, anda, eso no es pecado.
━ ¿No?
━ Pues claro que no. Anda, hazme un favor. Como me apaño muy mal con el ordenador, hazme un copia-pega de este texto de internet en este archivo de texto.
━ Claro, padre.
Y el muchacho, todo diligente, se dirigió del confesionario a la sacristía, se sentó ante el ordenador del cura, pulso la tecla [Ctrl] +[C] para copiar el texto de internet y a continuación [Ctrl] + [V] para pegarlo en el archivo de texto. El sacerdote se acercó a la pantalla del ordenador para verificar el resultado. Y entonces, solo entonces, dio la razón a la maestra que acusaba de criminal al muchacho, quien era capaz, sin llegar a escribir una palabra, de fusilar la ortografía tan solo copiando y pegando un texto...

Frantz Ferentz, 2014

Saturday, November 29, 2014

LA NOTICIA INESPERADA

━ Voy a darte una noticia inesperada: me ha dicho mi hijo que tu hijo es homosexual. Lo siento por ti, porque para el único hijo que tienes... 
━ Bueno, pues ahora voy a darte yo otra a ti: para la primavera que entra, tu hijo se casa y yo seré su suegra.

Frantz Ferentz, 2014

Tuesday, November 25, 2014

HAZME TUYA

━ Hazme tuya ━dijo Lei llena de pasión.
A Lui, que en cuestiones amorosas era bastante inexperto, tan solo se le ocurrió un modo de hacerla suya. Agarró el sello y se lo puso en la frente. A Lei le quedó una estampación preciosa que decía: "Ex libris. Property of Lui Smith".


Frantz Ferentz, 2014

Friday, November 21, 2014

COMO UN YOGUR

Para evitar traumas al niño, al morirse su abuelo no le dijeron que se había muerto, simplemente que había caducado.
━ ¿Como un yogur? ━preguntó el crío.
━ Más o menos ━ le dijeron.
━ Entonces, ¿lo habéis tirado por el váter?


Frantz Ferentz, 2014

Thursday, November 20, 2014

CELOSO


Los celos de Lui lo llevaron a dejar un inmenso pastor alemán en el cuarto de su mujer cada vez que él estaba fuera. Así, él se quedaba satisfecho. Y su mujer también: nunca se habría imaginado que un perro fuera un amante tan formidable.



Frantz Ferentz, 2014

Wednesday, November 19, 2014

EL YO ANTE EL YO

Su psiquiatra le había dicho que hasta que no se plantase ante el espejo y se dijese totalmente convencida delante de su imagen: «Me acepto como soy», no sería feliz. 
Tras meses de luchar contra sí misma, se planto ante el espejo y se dijo totalmente convencida: «Me acepto como soy». Luego inspiró profundamente, sonrió y se sintió bien... finalmente. A continuación, se fue a celebrarlo a la calle.
Mientras tanto, su yo-imagen tras el espejo, se quitó el falso cuerno de la frente y, rabiosa, empezó a maquinar otra estratagema para joder la vida a su yo-real.

Frantz Ferentz, 2014

Monday, November 17, 2014

CUANDO SE ESCUCHARON LAS PLEGARIAS


Como todos los días, la buena alcaldesa acudió a misa de ocho. Como todos los días, tras la misa, la buena alcaldesa se arrodilló ante la virgen y oró. Como todos los días, la buena alcaldesa pidió a la virgen:
— Virgencita, virgencita, arregla todos los problemas de este pueblo, porque en tus manos nos ponemos.
Todos los días, desde que había sido elegida alcaldesa más de tres años atrás, la regidora oraba a la virgen, porque solo en ella confiaba.
Finalmente, la buena virgen oyó sus pías plegarias y se bajó del altar. La buena alcaldesa se quedó sin palabras ante aquello que consideraba un milagro. Pero no hizo falta que dijese nada, pues la virgen le explicó:
— Mira, querida hija, ya no lo aguanto más, así que, tú te quedas en el altar en mi lugar y yo me presento a las próximas elecciones como alcaldesa...


Frantz Ferentz, 2014

Sunday, November 16, 2014

PSICOFONÍAS

Tras seis meses, ningún especialista, ni los de renombre más universal, habían conseguido interpretar el mensaje de aquella psicofonía que todas las noches repetía lo mismo en aquel desolado caserón de las afueras. Hasta aquella noche. Elio García, repartidor de pizzas, fue testigo de cómo siete especialistas grababan por enésima vez el mensaje aquella noche de enero. A continuación, los siete se lanzaron a discutir sobre lo que podía estar diciendo, para, como siempre, no ponerse de acuerdo. Aprovechando unos segundos de silencio entre los expertos, Elio García aprovechó para decir:
— ¿Te has cambiado la muda? Mira que si te llevan al hospital y, al quitarte los pantalones, ven que llevas la muda sucia...
— ¿Qué? —preguntaron todos los especialistas al alimón y boquiabiertos.
— Nada, que eso es lo que dice la psicofonía... ¿O es que a ustedes sus madres no se lo decían?

Frantz Ferentz, 2014