Wednesday, January 14, 2015

PENECTOMÍA

Mae Yang castró a su marido cuando descubrió que este le era infiel. Lo hizo limpiamente, con un cuchillo de cocina. El corte fue impecable, no en vano Mae Yang había trabajado de carnicera en un supermercado de Shanghay y estaba acostumbrada a cortar con absoluta precisión carne de cerdo. Y el pene... era un cacho de carne, además sin hueso.
Ho Shu fue llevado al hospital. Él mismo agarró su pene instintivamente cuando este cayó al suelo. Aquello lo salvó. En el hospital le reimplantaron el pene. Ho Shu había recuperado su hombría. 
Pero Mae Yang no iba a permitir que su marido volviera a las andadas. Aquel cabronazo se iba a enterar. La ultrajada esposa se coló en el hospital con su enorme cuchillo. Llegó hasta la habitación de su esposo, que dormía sedado. Bien, mejor para él, pensó. Sacó su cuchillo y volvió a seccionarle el pene. A continuación, sacó aguja e hilo y comenzó a desarrollar la segunda parte de su plan.
Cuando a la mañana siguiente los doctores fueron a ver cómo se encontraban Ho Shu y su pene, se encontraron, sí, a Ho Shu, pero su pene... bueno, su pene al menos no tenía el mismo aspecto que la noche anterior. 
Ho Shu se quedó espantado cuando uno de los doctores exclamó:
━ Eso... eso... eso que le han injertado es de un cerdo, ¿no?
Ho Shu enseguida intuyó lo que había pasado. La cabrona de su mujer había estado allí. Él la conocía muy bien y sabía de qué era capaz. Estaba seguro que ella le había vuelto a cortar el pene mientras dormía. Y para joderlo bien, le había injertado un pene de cerdo, ¡seguro!
Pero no, Ho Shu se equivocaba. Lo que su mujer hábilmente le había cosido no era un pene de cerdo ━ojalá hubiera sido eso━, sino un simpático y retorcido rabo porcino que se movía como si tuviera vida propia. 

Frantz Ferentz, 2015

No comments: