Monday, June 22, 2015

EL ESPEJO MÁGICO

Resultado de imagen de magic mirrorElla siempre se había creído que aquel gran espejo de su alcoba era un auténtico espejo mágico, un espejo capaz de levantar su autoestima, hacerla reír en los momentos más amargos o hacerla creer que sus piernas harían perder la cabeza a todo un dios.
Por eso, cuando un buen día el espejo quedó mudo para siempre, no se imaginó que aquel hombre que se escondía tras él y que la había amado en secreto tanto tiempo no había podido aguantar más ocultar su amor y había decidido dejar de vivir tras el espejo. Ella tan solo pensó que al espejo se le había acabado la magia, pero lo cierto es que era ella quien había perdido toda su magia.

Frantz Ferentz, 2015

EL PRIMER MINISTRO Y LA LENGUA INGLESA

Resultado de imagen de secretaryDesde dentro del despacho del primer ministro conservador se oían palabras en inglés:
━ Sit... up... down... bite... stop... threat... search... attack... sit... stop...
El asesor se acercó a la secretaria personal del primer ministro.
━ ¿Están dando clases de inglés al presidente, Genoveva? ━preguntó.
━ Sí, señor Moreno. Se trata del nuevo profesor particular del presidente... Ya conoce sus problemas con el inglés. Están probando con él un método que  dicen que funciona estupendamente con los perros de presa, ¿sabe usté?


Frantz Ferentz, 2015

Sunday, June 21, 2015

EL HOMBRE QUE SOLO SABÍA ABRAZAR

Resultado de imagen de faroleroÉl nunca consiguió transmitir su amor a nadie con sus abrazos. Por eso, abrazaba todos los días las farolas de su calle, les transmitía todo el amor que tenía dentro y que nadie era capaz de entender.
Un día él murió. Ningún ser humano lo echó de menos. Las farolas sí. Dejaron de alumbrarse en toda su calle. No volvieron a iluminarse. 
Tuvieron que cambiarlas todas por farolas nuevas que no hubieran conocido el significado de un abrazo.

Frantz Ferentz, 2015


Saturday, June 13, 2015

LA CEGUERA DEL FOTÓGRAFO

El fotógrafo libanés se llenaba de paciencia ante aquel turista afgano que quería fotografiarse ante las ruinas romanas de Baalbek junto a sus tres mujeres totalmente con burca, bajo el sol sofocante de agosto.
━ A ver, sonreíd, que quiero veros la sonrisa en la foto ━decía el hombre a sus tres esposas.
El fotógrafo sonreía sin atreverse a manifestar la gracia que le hacía aquel comentario, cuando era obvio que las mujeres, con su burca, serían tres manchas negruzcas junto al hombre en la foto, cuya piel ni remotamente asomaría, pues llevaban incluso guantes. ¿Qué importaba si sonreían o no?
━ Venga, haga las fotos ━exigió el afgano cuando creyó que ya estaba todo preparado.
El fotógrafo libanés disparó su cámara de aquella extraña familia donde él iba en bermudas y ellas, simplemente, no eran. Al fondo, las ruinas romanas de Baalbek.
━ Muéstreme las fotos ━exigió el afgano.
El fotógrafo lo dejó ver las imágenes en la misma cámara. Eran tres fotos.
━ No, no, no han salido bien. Hay que repetir ━dijo el turista.
━ Pero, ¿por qué? ━quiso saber el fotógrafo━. ¿Es que acaso no sonreían?
━ ¿Es que no lo ve? ━dijo el afgano señalando a la mancha más alejada de él━. ¿No ve que Samira sale en todas las fotos con los ojos cerrados, de verdad no lo ve?

Frantz Ferentz, 2015

Wednesday, June 10, 2015

PALABRAS QUE DEJAN DE EXISTIR

A Andrea El Malouf por darme a conocer a la niña lela
━ Eres una lela, ¿me oyes?

El padre de Manuela solía ser brutalmente cruel con la pequeña. La llamaba lela un día sí y otro también delante de toda la familia. La perpetua expresión de tristeza de la niña llamó la atención de su maestra, quien acabó sonsacándole la verdad.

━ Pero si la palabra lela no existe. Díselo a tu papá. Él no puede llamarte eso porque esa palabra no está en el diccionario ━le dijo la maestra.

La recién estrenada sonrisa de la niña no pasó inadvertida para el padre, quien, en cuanto la vio, le espetó:

━ ¿De qué te ríes, lela?

Manuela repitió las palabras de la maestra:

━ Sepa nomás que la palabra lela no se encuentra en el diccionario ━dijo sin dejar de sonreír━. Me lo dijo la maestra.

El padre, furioso, tuvo la tentación de partirle la cara, por impertinente, pero optó por coger el viejo diccionario escolar, uno de los tres únicos libros que había en toda la casa, y, haciendo acopio de su escasa memoria del orden alfabético, buscó lelo y lela sin encontrarlo. De lección saltaba a liebre.

Tal vez por seguir estando tan furioso, el padre de Manuela ni notó durante el almuerzo que tomaba sopa de letras, de auténticas letras, las de las páginas 170 y 171 del viejo diccionario escolar que ahora se confundían con los fideos y la verdura y acababan para siempre con la palabra lela.

Frantz Ferentz, 2015  

Wednesday, June 03, 2015

(SO)PESANDO EL AMOR

Funcionarios de la ciudad de París han comenzado a quitar los "candados del amor" de  los principales puentes de ciudad. (Ap)
━ ¿Me amarás para siempre? ━preguntó ella mirándolo a los ojos sobre el Pont des Arts, mientras cerraban juntos el candado que simbolizaba su amor eterno y que se quedaría colgando junto con otros miles de candados en aquella rejilla para la eternidad, superando justo en ese momento el peso máximo de 50 toneladas junto con todos los demás candados; sumaba precisamente 50 toneladas y 50 gramos.
━ Hasta que la muerte nos separe, porque mi amor es tan irrompible como este candado ━respondió él cerrando los ojos y dirigiendo sus labios hacia los de ella, a ciegas, como si conociese el camino de memoria.
Y al superar un peso 50 toneladas en 50 gramos, el puente ya no resistió y cedió sobre el Sena.
Y la muerte los separó, porque el candado era irrompible, pero no flotaba.

Frantz Ferentz, 2015

Fuente de inspiración.