Sunday, January 03, 2016

MAESTRO YODA EN LA PLAZA DEL CALLAO


El hombre estatua vestido de maestro Yoda en la plaza del Callao de Madrid atraía la atención de todos los viandantes. Todos se preguntaban cómo podía levitar en el aire, tan solo sostenido con un bastón. Hasta los policías municipales lo dejaban estar, intentando averiguar cómo conseguía realizar aquel truco. Todos se preguntaban si se sujetaba con hilos de nailon o si una corriente de aire del metro lo sostenía en el aire. Lo cierto es que se trataba de un complejo pero eficaz sistema de tubos de acero que entraban por su mano, seguían por su brazo y lo sostenían por los hombros. Sin embargo, la vieja chaqueta de cuero que debía aguantar todo el peso, ya comenzaba a dar señales de debilidad, señales de querer rendirse a la fuerza de la gravedad.
El falso Yoda sintió el crac de la túnica al rasgarse. Se vio en el suelo. Se vio perdido. Pero no. Lo cierto es que siguió flotando. No entendía cómo. Se mantuvo así hasta las dos de la madrugada, cuando ya decidió retirarse. Desmontó el andamiaje sin parar de preguntarse cómo había seguido levitando, levitando de verdad, pese a que su vieja túnica de cuero se había desgarrado. Y solo entonces lo vio. Vio a aquel tipo que probablemente había estado frente a él todo el tiempo que él había pasado convertido en hombre estatua, oculto por los peatones que formaban círculo a su alrededor. Parecía otro como él, otro actor de la calle que se ganaba la vida con un espectáculo callejero. Iba disfrazado de un jedi cualquiera de Star Wars, con espada láser incluida, pero no hacía nada, solo permanecía en pie, con la espada desenvainada brillando. Cuando el falso Yoda acabó de recoger sus bártulos, el jedi se le acercó y le dijo:
"No vuelvas a dudar del poder de la Fuerza. Ella es la que te ha sostenido en el aire. Que la Fuerza te acompañe".
Y empuñando la espada láser, el jedi se fue por la calle Preciados en dirección a Sol, perdiéndose en la noche.

Frantz Ferentz, 2016

2 comments:

JOSEP Mª Panades said...

Me gustaría saber si el falso maestro Yoda lo intentará de nuevo pero sin artilugio de soporte ninguno, si ha creído en las palabras del Jedi y confiará en la Fuerza.
También me gustaría saber si es casual que hayas publicado esta entrada un día 3, justamente cinco meses después de la última, o hay una razón oculta.
Un relato muy ocurrente, como todos los de este blog.
Un abrazo.

Xavier Frias Conde said...

Lo que haga o no el falso jedi puede dar para otro micro, quién sabe. Y en cuanto a fechas, bueno, justo ayer vi la séptima entrega de la Guerra de las Galaxias. Durante cinco meses no he dejado de escribir micros, simplemente los escribí en portugallego :-), por eso fueron a otro blog.