Wednesday, February 10, 2016

EL DICTADOR



El dictador se atusó su robusto bigote negro que destacaba en su cuerpo de leño inexpresivo. 
— Presidente —le comentó su consejero—, no sé si se da cuenta que ya no es solo un presidente.
— ¿Qué estás insinuando? Mira que te mando ejecutar por contrarrevolucionario.
— Mi presidente, usted ya no es solo un presidente, es un superpresidente.
— ¿Eso es que soy como un superhéroe pero en presidente?
— Más o menos…
El presidente respiró profundamente, tan orgulloso de sí que su cuerpo superinflado de superego iba a hacer estallar su chaqueta militar.

***

El pueblo se levantó con la noticia de que su querido dictador había muerto. Corrían rumores de que se había suicidado, pero solo unos cuantos testigos sabían que el presidente había saltado desde la ventana de su palacio con una capa roja mientras gritaba: «Soy un superpresidente y puedo volaaaaaar!»

Frantz Ferentz, 2016

No comments: