Tuesday, February 09, 2016

LA MUCHACHA QUE SE ALIMENTABA DE POESÍA

Resultado de imagen de basnik

Florencio Iglesias sonrió después de oír a aquella muchacha decir:
— Yo me alimento de poesía.
Era imposible de creer, pero ella le resultaba tan tierna que decidió ponerla a prueba.
— A ver si es verdad —dijo él—. Toma estos poemas y me dices que te parecen. Nos vemos aquí mañana a esta misma hora, ¿te parece?
Ella aceptó. Recogió la carpeta con poemas sin saber que eran del propio Florencio. 
Al día siguiente Florencio esperaba a la muchacha, pero esta no llegaba. Entonces recibió un mensaje en el celular. Decía:
«Estimado señor: perdone que no acuda a nuestra cita. Ayer por la noche me puse con los poemas que usted me dio y por la mañana amanecí con diarrea. Eran de pésima calidad. Estoy en la cama reposando. Saludos cordiales. K.»

Frantz Ferentz, 2016

No comments: