Friday, June 23, 2017

VIOLETA ENAMORADA

Resultado de imagen de black violetPavel conoció a Violeta de una manera fortuita, en un recital de poesía que él había organizado y al cual había faltado una poeta invitada por un inoportuno accidente de tráfico. Otro de los poetas, Antón Kirchen, se la presentó. "¿Vos escribís poesía?", le preguntó él. "Sí", respondió ella tras dudar un instante. "¿Querés hoy leer poesía acá con nosotros?". Ahí ella ya no dudó. "Sí". Desde ese momento, fueron dos meses de una relación intensa que se inició al ladito mismo de la avenida Corrientes y que transcurrió casi toda en Reconquista, en el apartamento que él había alquilado para su estancia en Buenos Aires. Fueron dos meses en los que ella escribió en su diario que aquel extranjero se había enamorado de ella y de su poesía, que creía que nunca iba a salir de aquel agujero que sus parejas anteriores se habían ocupado de cavar concienzudamente. Y en dos meses, él le publicó un libro y le permitió participar en otro. Aquel extranjero la llevó nuevamente a recitar poesía a un local de la calle Viamonte y la dejó en la cresta de la ola. "Me has hecho sentir mejor que nunca. Sos un milagro, un ángel, mi alma gemela...", le dijo Violeta. Aquel centroeuropeo se derretía ante aquella mujer morena, hubiera dado cualquier cosa por ella, de hecho lo estaba arreglando para que ella fuera a vivir con él en Europa. Sabía que, a través de la literatura, había reconstruido la autoestima de Violeta.


Y de repente, nada. Ella fue silencio. Violeta no respondió más a sus llamadas. No hubo lecturas de mensajes. No hubo nada. Hasta los boletos pagados a Europa fueron papel mojado. Ella desapareció. Él la esperó inútilmente en el aeropuerto y regresó sin ella a Europa. Pavel no obtuvo respuestas. Pensó en ataques de locura, en presiones de la familia, en malinterpretaciones de algo que no alcanzaba a entender... cualquier cosa, pero nunca obtuvo una respuesta, pues nunca llegó a ver la mañana antes de la partida cómo, de repente, Violeta se enamoraba como nunca antes se había enamorado, había encontrado al amor de su vida, al único que, con certeza, jamás la engañaría, frustaría o manipularía, alguien que la amaba mucho más que Pavel (¿hubiera sido también eterno y sincero ese amor? ¿La seguiría apoyando incondicionalmente? Pero, al mismo tiempo, ¿dependería siempre de él para ser feliz?) y a quien ella podría jurar amor eterno sin pestañear. ¿Cómo no lo había visto antes? En su vida solo podría haber un amor verdadero, que, sin embargo, había descubierto al azar, quizá por voluntad del universo, al mirarse en el espejo del baño tras limpiar el vaho después de la ducha y ver la imagen de aquel ser tan seguro de sí mismo que a ella, Violeta, tanto inspiraba.
© Frantz Ferentz, 2017

Thursday, June 01, 2017

EL GRAN EMPRENDEDOR

Resultado de imagen para nail biting

"Harold", le gritaba su madre, "deja de morderte las uñas".
Pero Harold, al que castigaban impunemente por morderse las uñas, tanto en casa como en el colegio, decidió que todos los chicos del lugar se mordiesen las uñas como él. Para conseguirlo, inventó un elixir que, a modo de pintaúñas, daba sabor a las uñas. Podían saber a fresa, melocotón, albaricoque, arándano... incluso maracuyá. Fue todo un éxito, todos los chicos de la villa se mordían las uñas con fruición. En una semana ganó 500 dólares y fue el inicio de su meteórica carrera empresarial... Y precisamente esa había sido la clave de su éxito: la rebeldía llevada al extremo...
Harold Smith es actualmente uno de los mayores emprendedores del planeta. Y la rebeldía ¿la ha perdido? No, no la ha perdido, eso nunca, hoy en día la aprovecha sabiamente financiando grupos de rebeldes armados que se dedican a derrocar gobiernos que no le dejan hacer negocios libremente.

© Frantz Ferentz, 2017


EL COMPLEJO DE PENÉLOPE


Resultado de imagen de two friends talking clipart
– ¿Por qué vos te identificas con Penélope? –preguntó Marisa.
– Pues porque a mí, como a ella, no me duran casi nada los amantes. Es que los pruebo y a la final ninguno me convence.
– Ya, qué vida tan triste... Por cierto, tienes restos de carne entre los dientes –comentó Marisa.
– Huy, sí perdona, ahorita me limpio. Son restos de mi último amante. Este casi me convence, pero me pasé con el ají, aunque él ya era bastante picante.

© Frantz Ferentz, 2017 

Sunday, April 09, 2017

LA SENSIBILIDAD DEL SICARIO

Resultado de imagen para killerCada vez que Norberto Miguel, sicario de profesión, soltaba dos balazos en la sien de su víctima y lo veía caer, improvisaba en la piel del muerto unos versos de su invención. Luego los fotografiaba y se los mandaba al cliente para que comprobase que el objetivo había sido abatido. Cada vez que completaba cincuenta asesinatos, publicaba un poemario, pero no en papel, sino en piel humana, para lo cual mataba gratis, al primero que se le cruzaba, solo por poesía...

Frantz Ferentz, 2017

Monday, March 13, 2017

ARSENIO Y LA LUNA

Resultado de imagen para estrela cadente
Aquella noche, Arsenio se echó en la arena y se quedó mirando fijamente a la luna. Después le dijo:
– Quiero conocer al amor de mi vida. Concédeme ese deseo.
Todo seguía igual. Arsenio volvió a dirigirse a la luna:
– Envíame una señal de que me concederás ese deseo.
Pasaron unos segundos. Después, una estrella fugaz atravesó el firmamento. Arsenio se quedó lleno de dudas y dijo a la luna:
– Y ahora, envíame una señal de que lo anterior era una señal…


Frantz Ferentz, 2017

Tuesday, March 07, 2017

VENDETA DE LABIOS

Resultado de imagen para LADies toilet
Carlota y yo nos miramos frente a frente. Estábamos en el baño, donde, por casualidad habíamos acudido ambas por sendas necesidades fisiológicas. Desde el viernes (estábamos a lunes), yo había estado rumiando el correo que ella me había mandado en que me echaba en cara no haber acabado con dos presupuestos. Había sido uno de los peores fines de semana del año. Y ella lo sabía, la zorra inmunda. Entonces miré al váter. Ella supo interpretar mi mirada.
— No lo hagas, no sé nadar —me dijo, pues había adivinado que yo quería meterle la cabeza en el váter.
Lo cierto es que me desarmó. Pero yo tenía que vengarme, necesitaba vengarme, ansiaba vengarme. 
— Venga, dame un abrazo y todo olvidado —le dije.
Ella accedió. Por eso, cuando salió del baño, no entendía por qué se había convertido en el hazmerreír de toda la oficina. Lo cierto es que Carlota nunca comprendió cómo había salido del baño llevando escrito en la frente con lápiz de labios "soy una huevona descerebrada" sin haberse dado cuenta. Mejor así, yo siempre he negado tener nada que ver con ese episodio vindicativo.

© Frantz Ferentz, 2017

Sunday, February 26, 2017

LA REUNIÓN

Resultado de imagen para meetings drawings
A Lorena Zeggane
Cuando Alexandra acudió a la entrevista de trabajo, quiso saber de entrada si aquel era un empleo en que tendría que acudir a innúmeras reuniones. Estaba harta de participar en reuniones y reuniones, varias por semana, que no servían para nada, salvo para robarle tiempo.
— No señorita, aquí solo hacemos una reunión —le dijo el jefe de personal.
Alexandra firmó el contrato y fue invitada a participar inmediatamente en esa única reunión.
Cuando Alexandra murió, treinta y siete años después, la reunión aún no había acabado. Durante la misma, aún había visto morir a setenta y cuatro compañeros. Lo triste fue que no tuvo ni tiempo de despedirse de nadie antes de fallecer, sobre todo de un nieto que había tenido una semana antes, según había sabido por un mensaje de su hija.

Frantz Ferentz, 2017

Friday, February 24, 2017

LA PESADILLA

Resultado de imagen para eat a stone
Aquella noche, Ana tuvo el más extraño sueño que recordaba de los últimos años. Estaba sentada a la cena con su madre, quien le sirvió una especie de patata de un tamaño descomunal. Ana sabía que tenía que comérsela, pero no le cabía en la boca. Su madre la ayudó empujando. A Ana le vinieron ganas de vomitar, pero no podía. Finalmente, tras una angustia inconmensurable y gracias a los empujones de su madre, aquel extraño alimento se lo tragó.
Despertó sobresaltada, sudando. Todo había sido una pesadilla. Se levantó, se puso las zapatillas y fue a la cocina. Su madre la esperaba con el desayuno encima de la mesa. Ana se sentó sin más, mientras su madre aún freía algo.
— Mamá, ¿qué me has puesto para desayunar? —inquirió al ver aquella especie de enorme patata que flotaba en el plato con un extraño caldo y que, curiosamente, era igual que la que había tenido que tragarse en sueños.
Su madre, sin rostro, se giró hacia ella y le dijo:
— Eso se llama orgullo. Así que cómetelo ya antes de que se enfríe...

Frantz Ferentz, 2017

Thursday, February 23, 2017

EL APRENDIZ DE SPIDERMAN

Resultado de imagen para caja juegos spidermanBernhard había arrastrado aquel maldito juguete de Spiderman, una caja de juegos, con un álbum de cromos incluido más una careta del superhéroe por medio planeta, desde su Wolfsburg natal hasta Bogotá. El regalo, además de salirle bastante caro, se le comió una tercera parte del equipaje y le impidió llevarse su chaqueta de cuero preferida. 
El regalo de Spiderman era para el hijo de aquella mujer con que se había estado mensajeando durante casi un año por internet, alguien a quien ansiaba conocer. Se había encaprichado de ella y había cedido a sus peticiones de un regalo traído de Europa. Sin embargo, aquel no era el Spiderman-Potato que el niño quería. Simplemente, no lo había. Pero aquel era el juguete más educativo de Spiderman, de hecho era el único juguete educativo de Spiderman.

***

El encuentro con la mujer no fue todo lo afectuoso que él se esperaba. Se había traído al niño a recogerlo al aeropuerto.
— Es que yo sin mi Michael Jackon no voy a ningún lado —le explicó ella.
Michael Jackson resultó ser un salvaje que enervó a Bernhard en cuestión de minutos. Arrebataba el celular a su madre, la obligaba a llevarlo en brazos con cinco años, se sentaba entre los dos asientos del carro, gritaba como si Belcebú lo poseyera, comía con los pies en la mesa, se tiraba por el suelo y hacía el ángel, pero sin nieve, además boca abajo...
Bernhard intentó imaginarse la vida con aquella mujer al lado de tamaña criatura mal criada. Por un instante pensó que no había sido buena idea precipitarse en volar a Colombia para conocerla.
— Dale ya el regalo —dijo ella entre susurros en el parqueadero de un centro comercial del centro de la ciudad.
Bernhard accedió. Sacó el regalo de su mochila. Michael Jackson lo cogió con avidez.
— ¿Cómo se dice? —inquirió la mamá.
— Gracias...
En cuanto el niño hubo desenvuelto el regalo, sin llegar a abrirlo, dijo:
— No me gusta, no lo quiero. Esto no es lo que yo pedí.
Ahí ya Bernhard abandonó los buenos modales y se quedó mirando al niño todo serio, Una voz con marcado acento alemán, muy enojada, le dijo al niño que era un malcriado, un consentido, un pequeño tirano y que no se merecía ni ese ni ningún regalo.
La mamá se asustó ante aquel tono de voz que había dejado a su hijo quieto y en silencio:
— No te consiento que abronques a mi hijo, aunque tengas razón en lo que dices —se explayó ella.
Bernhard se volvió hacia la mujer y le dijo:
— No he sido yo, ha sido el propio juguete. Es un juguete educativo de Spiderman, por eso está realizando su papel, educa a tu hijo, así que le regaña...
Dicho lo cual, Bernhard salió del auto, besó a la mujer en la mejilla, llamó a un taxi y pidió al conductor que lo llevase de vuelta al aeropuerto.

Frantz Ferentz, 2016

Tuesday, February 21, 2017

EL TAXISTA

Resultado de imagen para taxi driver quito
Cada vez que el taxista pasaba por delante de una iglesia, se santiguaba. El centro de Quito estaba lleno de ellas, por tanto, no sé la cantidad de veces que el buen hombre se santiguó durante el trayecto a la calle La Gasca desde la plaza Grande. Todo ello me hizo pensar en esa herencia española que unos tanto ponderan y otros tanto critican, pero que es evidente en lo religioso y que también funciona a la hora de dirigir la vida de tanta gente.
Cuando llegamos al destino, el taxímetro marcaba algo más de dos dólares, pero el taxista me dijo:
— Son tres dólares con veinte, señor.
No había motivo que justificase aquel aumento. Me pareció un robo, por eso le dije:
— ¿Eso también es herencia española?
El taxista no entendió, lógicamente. Le di lo que me pedía y salí del taxi sintiendo la mirada del taxista taladrándome la nuca, mientras oía sus pensamientos gritarme "español de mierda", aunque él era, sin saberlo, mucho más español que yo.

Frantz Ferentz, 2017