Saturday, December 09, 2017

EL CELULAR MÁS INTELIGENTE

Resultado de imagen de smartphoneMe dicen que mi nuevo celular es lo más perfecto que existirá en décadas, que borra de manera inteligente. Me hace gracia, pero, como es un teléfono del trabajo, no digo nada. Escucho al técnico decir ante mi jefe que el celular inteligente borra todo aquello inncesario, que basta apretar un botón azul de la pantalla con un ícono de papelera. «Púlselo», me dice el técnico. «Claro, púlselo», insiste mi jefe. Pienso que ambos son estúpidos, pues aún no he empezado a usar el teléfono, de modo que no puede tener datos basura. Pero no voy a contrariar a mi jefe, así que pulso. Y entonces noto que el celular empieza a absorberme, me diluyo, mi cuerpo se borra, quiero gritar, pero no puedo, aunque aún puedo escuchar al hijo de puta del técnico decirle a mi jefe: «¿Ve lo inteligente que es este celular? Él solito decide lo que es basura y lo que no. Y actúa en consecuencia...»

© Frantz Ferentz, 2017

Friday, December 08, 2017

UN ALÓFONO LETAL

Resultado de imagen de chinese bazaarEntro apurado en el bazar chino. Son las once de la noche. Está a punto de cerrar pero, por suerte, no lo ha hecho aún. El dueño se ríe en animada conversación con su esposa y tres chinos más que están en el bazar. Me alegro de que aún no haya cerrado. "Una garrafa de agua y una barra de pan", le digo. Él me sonríe y luego mira a sus conciudadanos. "¿Una galafa y una bala?", me pregunta. "Sí", respondo yo. "¿Segulo?", insiste él. Vuelvo a decir que sí. Entonces el pone la garrafa de cinco litros encima del mostrador y dice "galafa". Luego se agacha y saca un arma. Creo que es un revólver. No entiendo de armas. A continuación me dispara una vez mientras pronuncia "... y bala". Entonces siento una quemazón indescriptible en el pecho, pero antes de desvanecerme para siempre, recuerdo a aquel otro chino que, años atrás, señalaba el paquete de churros que acababa de comprarme para el desayuno, y por fin entiendo que cuando aquel pronunciaba "chulo" no me llamaba "chulo", sino que me preguntaba dónde había comprado el paquete de churros, pero aquel chino, como este, conscientemente o no, implementaba conmigo su lengua mortífera, pero ya es demasiado tarde para echar la culpa de nada a la fonética, pero la cuestión es que me muero a causa de un alófono de mierda...

© Frantz Ferentz, 2017