Tuesday, April 24, 2018

EL PATRIOTA


– Mamá, mira, no sé qué me ha pasado, pero se me ha puesto la piel roja y amarilla...
La madre miró inquieta a su hijo. Era verdad, se le había puesto todo el cuerpo del color de la bandera. Tal vez sería una infección. 
La abuela también se acercó. Miró a su nieto y le dijo en gallego:
– Sabes o que dizia minha nai, a tua bisavoa? Que somos o que comemos.
El joven soltó un bufido. Le fastidiaba sobremanera que la abuela hablase en gallego. Le respondió de malas maneras:
– Mira, vieja, yo no voy comiendo banderas. Soy un patriota, daría mi vida por esta bandera, pero yo no como telas. Es que mira que eres de aldea.
La anciana aún sonrió con tristeza y le dijo:
– Nom entendes um caralho. Somos o que comemos, e tu só te alimentas de ódio.
Dicho lo cual, la abuela se dio la vuelta y fue a ver si los geranios necesitaban agua.

© Frantz Ferentz, 2018

No comments: