Friday, May 18, 2018

LA FILA 13

Foto real

Mi billete de avión en aquella línea de bajo coste marcaba que mi asiento era el 14C, pasillo. Según iba mirando los números en los compartimentos de maletas vi que del 12 saltaba al 14. No había 13. No pude evitar que me comiese la curiosidad. Lo comenté con la persona sentada en el 14B.
— Tiene usted razón. Creo que en esta compañía son unos supersticiosos —comentó.
También terció la pasajera del 14A, que opinó:
— Creo, simplemente, que se la han saltado. Un despiste, vamos...
La conversación atrajo la atención de la pasajera sentada en el 14D, quien dijo:
— En realidad, es como en las novelas de Harry Potter. La fila 13 está reservada a los brujos. Por eso es invisible para nosotros...
Todos reímos con aquella salida, pero mi curiosidad es muy tenaz, así que pregunté al asistente de vuelo cuando pasó a mi lado:
— Dígame, por favor, ¿por qué de la fila 12 salta a la 14? ¿Por qué no hay trece?
El asistente me sonrió, levantó la puerta del compartimento encima de mi cabeza, pero al otro lado del pasillo, y apuntó a un pasajero allí metido en posición fetal. Luego me dijo:
— Esa es la fila 13, la supereconómica...

© Frantz Ferentz, 2018

Tuesday, May 15, 2018

HOMO PATRIOTENSIS

El patriota López miró compungidamente al jefe patriota Fernández. Al final, en cuanto acabó de tragar, preguntó:
— Patriota Fernández, empiezo a pensar que la patria no basta para alimentarnos.
El patriota Fernández lo miró con absoluto desdén ante la mirada atónita del patriota García, el patriota Martínez y el patriota Fortunys, probablemente el más patriota de todos porque era un converso.
El patriota López se limitó a cortar un nuevo trozo de tela con el cuchillo, añorando, al menos, un poco de cáchup, y se llevó la bandera de la patria a la boca.

© Frantz Ferentz, 2018

Monday, May 14, 2018

EL CLUB DE LA INTELIGENCIA


Resultado de imagen de the intelligence club
— La prueba para convertirse en socio del Club de la Inteligencia es muy sencilla —explicaba la presidente del club a su amante mientras le besaba el cuello—. Basta con que el candidato aguante tres horas de publicidad televisiva sin moverse del sillón.
— No entiendo —dijo él mientras le mordisqueaba jugetón el lóbulo de la oreja.
— Es muy sencillo —prosiguió ella—. Si aguanta sin problema, no entra al club, pero sí se sale indignado, entonces sí entra.
— No entiendo por qué —comentó el amante.
— Muy sencillo, porque, si sale indignado, significa que tiene inteligencia.
— Sigo sin entender.
— Es que toda esa publicidad es un insulto a la inteligencia, así que, si eres una persona inteligente, te sientes insultado por los anuncios...
— Pero qué inteligente eres —dijo él sonriendo primero y lanzándose luego a la boca de ella después.

© Frantz Ferentz, 2018

Thursday, May 10, 2018

LA HIJA DEL DICTADOR


Resultado de imagen de DRAGON TATTOO

— Acabo de cumplir 18. ¿Qué te apuestas a que mi padre, el sanguinario dictador, no se atreve a decirme a la cara que no puedo tatuarme un dragón en la espalda?
La amiga de la hija del dictador reía la ocurrencia, pues sabía del temor del dictador a su propia familia, pero qué lejos estaban ambas de imaginar que, tan solo dos días después, el dictador dio un autogolpe de Estado y proclamó la República Teocrática, dando poder a los clérigos de juzgar y ejecutar a todos aquellos que insultasen a la religión, especialmente, aquellos que llevasen tatuajes de crituras paganas, como un dragón...

© Frantz Ferentz, 2018

Tuesday, May 08, 2018

EL GATO DE ANGORA


Resultado de imagen de angora cat

Lo que a Ifigenia le gustó del tipo fue que en su foto de perfil apareciese con un precioso gato de angora. Decía llamarse Koldo y tenía un expresión agradable. "Por qué no", se dijo Ifigenia cuando el tipo la invitó a que tomaran algo para conocerse a través del portal de citas. Alguien que tuviera un gato así tenía que ser a la fuerza una gran persona.
Ifiginia llegó cinco minutos tarde al café. Para su sorpresa, el hombre apareció con el gato, que permanecía increíblemente tranquilo sobre el hombro del humano. 
– Hola, soy Ifigenia. Tú debes ser Koldo, ¿verdad?
El hombre, sin sonreír ni mostrar la menor empatía, se limitó a acariciar la cola del gato mientras decía:
– No, Koldo es él. Yo solo soy su portavoz...

© Frantz Ferentz, 2018

Saturday, May 05, 2018

QUEDARSE SIN PALABRAS


Resultado de imagen de count your words

Ella se lo quedó mirando, esperaba una respuesta de él. Lo que ella le había dicho bien merecía que él dijese también algo, pero él callaba, callaba y miraba para abajo.
– ¿Te has quedado sin palabras? –le preguntó ella.
Él se limitó a asentir con la cabeza.
– Entiendo que lo que te acabo de decir te impresione y te deje mudo, pero dime algo –pidió ella.
Él seguía silencioso. Solo miraba la pantalla de su móvil por debajo de la mesa. En el momento justo le llegó un mensaje. Lo leyó ansioso: «Su saldo ha sido recargado. Dispone usted de 3000 palabras nuevas, válidas durante una semana. Si desea hacer una nueva recarga, pulse #1. Si desea salir, pulse #2».
A continuación, él levantó la cabeza y empezó hablar, aunque contando sus palabras.

© Frantz Ferentz, 2018