Sunday, August 26, 2018

EL VIEJO SEÑOR ZAHARA

Resultado de imagen de gigante egoista
Todos en el pueblo decían que, pese a residir en la choza más miserable, el anciano señor Zahara era el más rico del lugar aunque viviera como un miserable y que, sobre todo, era mala persona. Sin embargo, el niño Fabián creía que eran habladurías de gente envidiosa. Además, acababa de leer el cuento de El gigante egoísta. Él creía que la del anciano señor Zahara era una historia parecida y se lo demostraría a todos.
Empezó a visitarlo en su choza al pie del vertedero. El primer día, le llevó una manzana. De aquella primera visita, Fabián regresó todo contento con un trozo de madera labrada por el anciano que intentaba representar un insecto palo; de la segunda visita, regresó con un escarabajo llamado Quintiliano en un frasco de cristal; de la tercera, ya ni regresó. Nadie en el pueblo volvió a ver a Fabián. Pero lo cierto es que el niño se llevó un gran regalo del anciano: un puesto de trabajo infantil en una fábrica textil suya en Bangladés por un cuarto de euro la hora, veinte horas al día, de lunes a domingo, solo porque dijo al señor Zahara que le encantaban las camisetas de fútbol...

© Frantz Ferentz, 2018





No comments: